Jueves, 09 de Diciembre 2021
null
Jalisco

Jalisco paga seguro caro para desastres naturales

Desembolsará 808 millones de pesos, pero apenas tramitó los beneficios para las afectaciones causadas por el huracán “Nora”
 

El Informador

En la presente administración, el Gobierno de Jalisco firmó dos contratos con Afirme Grupo Financiero por un seguro para afectaciones por desastres naturales por 808 millones de pesos, pero apenas se utilizará para los daños del huracán “Nora”. No se aplicó en otros siniestros en el Estado entre 2019 y 2021. Y el contrato vigente vence en diciembre de 2022.

La póliza es hasta por mil 036 millones de pesos, que es el límite máximo de responsabilidad del proveedor, pero sólo cubre hasta 517 millones de pesos por evento, como “Nora”. Y para hacerlo valer se debe pagar un deducible por la mitad de esta última cantidad.

“Es descabellado el pago y se puede hacer un ejercicio con cualquier inmueble. Por ejemplo: ¿pagarías un seguro que te cuesta más del 90% del beneficio al que tendrías derecho?”, cuestiona un experto en seguros consultado. Explica que se podría replantear si el contrato y el deducible costaran menos. “Pero es muy subjetivo, porque nadie te cotizará hasta que le des a conocer el negocio”.

Añade otro ejemplo del exceso en el pago: “Si tu empresa valiera un millón de dólares, ¿pagarías un seguro de 900 mil dólares al año para que, si pasa algo, te paguen un millón de dólares?”. Uno más: “¿Si tu coche vale 500 mil pesos, pagarías un seguro de 450 mil pesos para protegerlo? ¡Claro que no!”.

En días pasados, el secretario de Asistencia Social de Jalisco, Alberto Esquer, declaró que nunca se había usado el seguro “porque nunca habíamos tenido un desastre que rebasara el deducible”.

Ricardo Rodríguez, secretario de Administración del Estado, reconoce que no es un seguro barato, pero justificó que lo contratan porque les permite acceder al seguro catastrófico del Fondo Nacional de Desastres del Gobierno federal. “Si un día hubiera un desastre con consecuencias verdaderamente millonarias, es ahí donde termina siendo costeable”.

Antonio Ruiz Porras, académico de la UdeG, coincide en que es un seguro caro. “Y es poco el beneficio hasta el momento”.

Entre 2010 y 2018, el Gobierno de Jalisco pagó otros 900 millones de pesos en seguros similares, pero tampoco los utilizó, pese a los daños por los fenómenos naturales.

El seguro estatal cubre los daños provocados en viviendas, carreteras, infraestructura hidráulica y urbana. EFE/F. Guasco

Ante los daños por “Nora”, evaluarán beneficios del seguro contra desastres

El  segundo contrato del Gobierno de Jalisco por el seguro para las afectaciones de los desastres naturales es por arriba de los 450 millones de pesos y vence en diciembre de 2022. Ricardo Rodríguez, secretario de Administración, responde que el Ejecutivo estatal contrata este seguro para hacer frente a los daños que se tengan por desastres naturales como huracanes, pero también para acceder a los recursos del seguro federal. “Se ha seguido contratando este seguro por las reglas que pone el Gobierno federal para acceder a los recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) y los recursos que vienen a través del seguro que el Gobierno federal tiene contratado”.

Aunque desde junio pasado desapareció el Fideicomiso del Fonden y con ello las reglas de operación y los lineamientos, los convenios con los Estados se mantendrán vigentes en tanto se emiten los nuevos instrumentos jurídicos.

Cuestionado con relación a si la Federación los obliga a adquirir el seguro en los términos del contrato que tiene vigente el Estado, ante el elevado costo de la prima y el deducible, el secretario contestó: “La Federación obliga a tener un seguro de daños catastróficos, un seguro como el que actualmente tenemos… no tengo el dato específico de en qué circunstancias se tiene que contratar”. El seguro federal, explicó, puede cubrir hasta el 50% de los daños que se presenten en la Entidad. Comentó que si Jalisco tuviese un siniestro que costara cuatro mil millones de pesos, podrían acceder a dos mil millones del seguro federal.

Con relación a si es necesario contratar un seguro de este tipo que no cueste tanto al Estado y  permita cumplir con las reglas federales,  acentuó  que esto se revisará una vez que se aplique la indemnización por el huracán “Nora”.

“Sí valdría la pena hacernos un cuestionamiento de las características que tiene nuestro seguro, del costo, de la experiencia que tuvimos para poder activar la reclamación y, en función de ello, cuando hagamos el próximo proceso de convocatoria para volver a contratar un seguro, naturalmente ponerles nuevas condiciones”.

El Gasto millonario

  • Entre 2010 y 2021, Jalisco firmó contratos por mil 708 millones de pesos en seguros para las afectaciones por los desastres naturales. 
  • En el desglose, la actual administración contrató  808 millones (ya pagó  582 millones y tiene un pago pendiente para cubrir el siguiente año).
  • Entre 2010 y 2018, las pasadas administraciones pagaron más de 900 millones de pesos en seguros similares.

CONTRATO ESTATAL

Vigencia

  • La vigencia del segundo contrato es del 1 de enero del 2021 al 31 de diciembre de 2022.  Cubre daños a viviendas, carreteras, puentes, alcantarillas, infraestructura hidráulica y urbana, a cargo sólo de los Gobiernos locales.  
  • El pago de los siniestros se realizará a criterio del Gobierno del Estado en dólares americanos o en moneda nacional al tipo de cambio en vigor a la fecha del evento. 
  • La Secretaría de Administración respondió que “la cobertura y el monto de los seguros contratados dependen de los conceptos tales como temporalidad, vigencia, tipo de cambio de moneda, suma asegurada y deducible”. 
  • En caso de que el asegurado solicite prorrogar la vigencia de la cobertura, la compañía estará obligada a otorgarla por un periodo equivalente hasta por un 20% del monto contratado al término de la vigencia original, bajo los mismos términos y condiciones.

La cobertura

  • El seguro  contra desastres naturales  que está vigente en Jalisco, con un costo de 22.2 millones de dólares (alrededor de 450 millones de pesos), cubre los daños provocados por eventos geológicos e hidrometeorológicos en viviendas, carreteras, infraestructura hidráulica y urbana ocurridos entre 2021 y 2022. 
  • Aunque en días pasados, el secretario de Asistencia Social de Jalisco, Alberto Esquer, declaró que estaban revisando incluir las afectaciones en las escuelas, el convenio no incluye infraestructura educativa ni de salud; incluso, en el documento se aclara que está excluida cualquier “infraestructura diferente a la indicada en la póliza”. 
  • El  académico de la UdeG,  Antonio Ruiz Porras, señala que el contrato tiene muchas limitantes. “No cubre algunas cosas, como la infraestructura de electricidad. No entra infraestructura de puerto, de telecomunicaciones…”. 
  • El tipo de seguro contratado es contra todo riesgo de pérdida o daño físico directo causado por un desastre natural, excluyendo la parte del daño o la pérdida causada a los bienes que se encuentran a cargo del Gobierno federal,  y que están definidos en las reglas de operación del Fondo Nacional de Desastres (Fonden). 
  • La aseguradora se compromete para apoyar a la población en sus viviendas y activos: reconstrucción, restitución y reparación.
En 2019, el desbordamiento de un río provocó severos daños en San Gabriel, pero no recibió recursos del seguro millonario contratado por el Gobierno de Jalisco. EFE/F. Guasco

TEMPORAL

Los daños

  • De acuerdo con el último reporte de las autoridades estatales sobre los daños del huracán “Nora”, afectó a 25 municipios de la Entidad y más de mil 156 casas. Las afectaciones se estiman en más de 500 millones de pesos.
  • Fallecieron tres personas. Entre éstas, un menor de 13 años de origen español, “que murió tras el desplome de un hotel en el centro de Puerto Vallarta”, según los documentos mostrados en la conferencia de prensa del pasado 14 de septiembre. 
  • Un total de 34 escuelas resultaron afectadas en los municipios de Cihuatlán, Tomatlán, Cabo Corrientes, Techaluta de Montenegro y Puerto Vallarta.  
  • Para atender las afectaciones que provocaron las lluvias del actual temporal, incluidos los municipios metropolitanos, el Gobierno estatal estima que se requieren otros 69 millones de pesos para menaje, de los cuales se tiene un faltante de 39.4 millones que se están gestionando ante la Federación. Además, las autoridades estatales pretenden bajar recursos con el Gobierno federal para cubrir el deducible por 250 millones de pesos que requiere para solicitar la indemnización del seguro catastrófico contratado. 

JALISCO

Suman nueve declaratorias de emergencia tan sólo este año

En la presente temporada de lluvias se han emitido nueve declaratorias de emergencia en Jalisco para atender las afectaciones que se han presentado en distintas zonas, considerando 27 municipios.

En septiembre pasado se publicaron dos declaratorias en el Diario Oficial de la Federación. La primera fue el día 13, por los daños provocados por el huracán “Nora” en siete municipios de la Costa del Estado. “Se activan los recursos del Programa para la Atención de Emergencias por Amenazas Naturales, y a partir de esa declaratoria las autoridades contarán con recursos para atender las necesidades alimenticias, de abrigo y de salud de la población afectada”, se precisa en el documento federal.

Una más se emitió el día 17 por las fuertes lluvias registradas también por las inundaciones provocadas en agosto pasado por ese fenómeno natural. Entre los 20 municipios considerados en esta última se ubican también los siete municipios incluidos en la anterior, como Cihuatlán, La Huerta, Tomatlán y Puerto Vallarta, entre otros.

En estas declaratorias de desastre, en las que el Gobierno federal destinará recursos a la Entidad, no se consideraron a municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara, pese a que, por ejemplo, Zapopan solicitó apoyo debido a las inundaciones registradas en colonias ubicadas en las faldas del bosque de La Primavera, por el desbordamiento de arroyos.

A  principios de septiembre, tras recordar que el Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) desapareció, el entonces alcalde de Zapopan, Pablo Lemus, confiaba en que podrían bajar recursos federales. “Creemos que con un buen diálogo y sensibilidad ante los hechos, ellos puedan darnos los recursos suficientes para atender a estas personas, sobre todo en el daño que sufrieron en su menaje”.

Este municipio sí está considerado en las otras siete declaratorias de emergencia publicadas en agosto pasado por el Gobierno de Jalisco para acceder a recursos del Fondo Estatal de Desastres Naturales (Foeden). Los otros seis municipios son Zapotiltic, Tlajomulco de Zúñiga, Sayula, Acatlán de Juárez, Chimaltitán y Tizapan El Alto.  

Para este año, se presupuestaron 50 millones de pesos para el Foeden, por debajo de los 69 millones que se etiquetaron en 2020. Hasta julio pasado, ya se habían ejercido 24.4 millones de pesos de la bolsa asignada para este año, de acuerdo con lo que reportó este medio.

A pesar de los daños, todavía no se recibe un peso de indemnización, ante la contratación millonaria del seguro estatal contra desastres naturales.

También el Gobierno federal contrata seguro

En el Tercer Informe del Gobierno federal, se reporta que se contrató otro seguro catastrófico para daños ocasionados por fenómenos naturales, con una vigencia del 5 de julio de 2021 al 5 de julio de 2022.

Este ofrecerá una cobertura hasta por cinco mil millones de pesos y se activa ante desastres naturales que superen un nivel mínimo de daños por 275 millones  y un acumulable de 750 millones de pesos. 

“En caso de que se materialice algún siniestro, el seguro cubriría el riesgo de una reducción en los recursos presupuestales con motivo de la atención que se debe dar a los efectos ocasionados por los fenómenos naturales”. 

También hay un bono catastrófico del Gobierno federal, con una protección financiera por 485 millones de dólares contra pérdidas derivadas de sismos y ciclones tropicales, cuya vigencia será hasta 2024. “Con la extinción del fideicomiso del Fonden, el 18 de diciembre de 2020 se emitieron los endosos a los contratos y documentos asociados a este instrumento financiero, con lo cual se garantizó la transferencia de los derechos y obligaciones del fideicomiso al Gobierno a través de la Secretaría de Hacienda”, indica el Informe.

En la presente temporada de lluvias resultaron afectados 27 municipios en Jalisco. EFE/F. Guasco

MÉXICO EVALÚA

Hay retroceso

  • En el análisis “Fondo contra desastres: una política más que viaja al pasado” realizado por la organización México Evalúa,  se señala que tras el decreto de extinción del Fondo Nacional de Desastres (Fonden), el Gobierno prometió cubrir las emergencias con el presupuesto. “Para 2022 se proyectan transferencias en el Ramo 23 por nueve mil millones de pesos para el Fonden”.
  • Aunque así se clasifican,  se señala en el documento:  “Sabemos que no irán a este fondo ya disuelto: simplemente están ahí para reaccionar, en teoría,  ante un desastre, sin reglas de operación o  con un esquema previsto de cómo y cuándo se van a asignar los recursos”.
  • Se puntualiza que tras la extinción del fideicomiso ya no hay mecanismo de ahorro. “La disponibilidad de recursos dependerá de que el programa presupuestario para ese fin tenga presupuesto disponible ese año; es decir, que se le apruebe presupuesto y que en la práctica los ingresos de la Secretaría de Hacienda vayan bien frente a los estimados,  lo que implica enfrentar un mayor riesgo ante las eventualidades y los cambios en el flujo de efectivo (liquidez) del Gobierno”.
  • Se menciona que,  para cubrir la desaparición del Fonden, se contará con un seguro y bonos catastróficos para atender desastres, de acuerdo con lo establecido en los Criterios Generales de la Política Económica para 2022 de la Secretaría de Hacienda. 
  • Pese a esto, la organización civil aclara que estos instrumentos ya se utilizaban, por lo que no compensan al extinto fideicomiso. “De hecho, de 2012 a 2020, los ingresos presupuestarios del Fonden representaron el 48% de los ingresos totales que el mismo fideicomiso reportó, por lo que es de suponerse que el resto fue compensado por dichos instrumentos financieros”.
  • Por ello, se insiste en que la parte no garantizada por los seguros o los bonos deberá seguir siendo garantizada por el Gobierno,  “con lo cual se corre el riesgo de no contar con disponibilidad de recursos si las expectativas de ingresos no se materializan”.
  • México Evalúa considera que hay un retroceso, pues según el Banco Mundial, el Fonden era uno de los vehículos más avanzados para gestionar desastres naturales, ya que contaba con reservas propias y se complementaba con bonos catastróficos contratados en 2006, 2009, 2012, 2017 y 2018.  “Con estos bonos se obtuvieron 50 millones de dólares para el huracán ‘Patricia’ de 2012,  y 150 millones para el terremoto de 2017. No cubrieron otros desastres”.
  • El problema de los bonos catastróficos, se destaca, es que no garantizan que todos los desastres naturales vayan a estar cubiertos. “Como todo seguro, es un instrumento donde las empresas que proveen la cobertura apuestan a que no se cumplirán las características mínimas para reembolsar los daños. En el caso del bono catastrófico que tiene México, sólo cubre contra daños de terremotos y huracanes, de cierta magnitud y en ciertas zonas del país”.
  • No se tiene cobertura contra sequías, incendios forestales, nevadas, granizadas, frentes fríos, tormentas eléctricas, erupciones volcánicas o tsunamis, por ejemplo. Además, la cobertura contra terremotos varía según la intensidad y la zona.

Sigue #DebateInformador

¿Qué opina del gasto en seguros para los daños generados por las lluvias?

Participa en Twitter en el debate del día @informador