Jueves, 28 de Octubre 2021

Fallece la voz desenfadada de la poesía mexicana

Las letras están de luto, ayer falleció el autor jalisciense Ángel Ortuño, “el rey irrepetible de toda esta historia”, quien deja un sólido legado

Por: El Informador

Ángel Ortuño. El escritor posó para esta casa editorial durante la presentación de su libro “El amor a los santos”. EL INFORMADOR/Archivo

Ángel Ortuño. El escritor posó para esta casa editorial durante la presentación de su libro “El amor a los santos”. EL INFORMADOR/Archivo

La poesía mexicana está de luto por el fallecimiento de Ángel Ortuño, a los 52 años de edad. Nacido en 1969, el autor jalisciense deja un legado sólido legado de poesía, calificada como irreverente y divertida: “auténtico forajido de la lírica”, según el poeta José Homero, o “una de las voces más desenfadadas y arriesgadas de la poesía mexicana”, en palabras del narrador Luis Panini.

Sin darse a conocer las causas del fallecimiento, lo que sí se sabe es que la mañana del jueves pasado, Ángel Ortuño publicó en sus redes sociales que se había realizado unos estudios y debía descansar “cada cuatro pasos”. También dio a conocer que tenía planeado ofrecer un laboratorio de poesía en octubre próximo.

Las palabras de despedida al poeta no se hicieron esperar, como las de su hermano, el también escritor Antonio Ortuño, quien compartió en Twitter el mensaje: “Se fue el rey irrepetible de toda esta historia”, acompañado de la canción “El rey del rock and roll”, de Vicentico.

Por su parte, el poeta David Huerta compartió vía telefónica con EL INFORMADOR sus impresiones sobre la muerte de Ángel, noticia que recibió “como una verdadera tragedia, como una catástrofe. He estado hablando a lo largo de la mañana con varios amigos poetas, todos muy abrumados, sacudidos por la noticia (de Mexicali hasta Nueva Delhi, con Subhro Bandopadhyay, amigo bengalí de Ángel Ortuño, poeta y colaborador del Instituto Cervantes)”. Huerta conoció a Ortuño en sus años de formación: “En un plano muy extraño, como alumno; pero nunca lo consideré como alumno porque ya era un tipo tan despierto que más bien era un colega. Lo conocí gracias a Luis Vicente de Aguinaga. En esos días del curso empecé a leer sus poemas y me parecieron extraordinariamente originales, de una naturalidad sorprendente”.

Sobre el tono de la poesía de Ortuño, David afirmó: “Es una cualidad que distingue a muchos poetas modernos. Es la mayor refutación sobre el supuesto ‘tono crepuscular de la poesía mexicana’, que es una ocurrencia. Está la poesía luminosa de Pellicer, la pícara de Efraín Huerta o el caso de Ortuño: es una poesía increíblemente inteligente con un sentido del humor único. Es un marginal entre los marginales, pero no maldito: un tipo con muchas cosas que decir, todo lo que dejó es primordial”.

Por su parte, Carlos Vicente Castro, poeta y amigo de Ángel, compartió con este medio sus opiniones: “Es uno de los poetas más importantes e influyentes no solo en México, sino en Latinoamérica, como prueba el hecho de que la Alt Lit Peruana lo tomara como uno de sus fetiches. Cortó de tajo con muchos de los supuestos actuales en la poesía nacional. Demostró para muchos que lo poético no tenía nada que ver con lo así llamado, envió a la lona a esos que se llaman así mismos ‘poetas verdaderos’. Entre las muchas cosas que lo caracterizaban, fue un poeta actual, profundamente conocedor de la tradición, al grado de crear todo un lenguaje propio, singular, lleno de sentido del humor, de recursos y conocimiento del mundo y del lenguaje. Ángel fue un vanguardista contemporáneo. Vamos a extrañar su amistad, su sentido del humor, su generosidad. Su conversación”.

Sus poemas aparecieron en publicaciones periódicas como “Tierra Adentro”, “La Tempestad”, “Letras Libres”, “Cuadernos Salmón”, entre muchas otras revistas. En formato de libro o plaquette publicó poemarios y antologías de su obra, con títulos como “Mecanismos discretos”, “Aleta dorsal”, “El amor a los santos”, “1331”, “Boa”, “Perlesía” y “Turbo Girl: historias de la mamá del diablo”.

Sus libros se encuentran en los catálogos de diversas editoriales (Mano Santa Editores, BongoBooks Ediciones, Arlequín, Ediciones El Viaje y la Dirección General de Publicaciones del Conaculta).

Además de su labor como poeta, Ortuño trabajó buena parte de su vida como bibliotecario en la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz, en la que colaboró de manera cercana con Fernando del Paso (director de la misma) como responsable de los servicios de la biblioteca. La actual directora de la biblioteca, la poeta Carmen Villoro, rememoró a Ángel Ortuño al inicio de la segunda sesión del día en la Bienal Mario Vargas Llosa, en la que participó.

En redes sociales la noticia sobre la muerte de Ángel fue muy comentada entre lectores, escritores e instituciones dedicadas a la difusión de la cultura: “Tremenda la muerte del fabuloso poeta Ángel Ortuño”, dijo la escritora Lolita Bosch, también con un mensaje de condolencias al escritor y columnista Antonio Ortuño, hermano de Ángel; “Nos enteramos con mucha tristeza de la repentina muerte de nuestro amigo Ángel Ortuño, generoso escritor mexicano, visitante y participante asiduo de la FIL Guadalajara”, tuiteó la feria tapatía; “El poeta al que más admiro de mi generación”, afirmó Julián Herbert. Los canales de comunicación de Radio UdeG, la UNAM, Letras Libres y el Instituto Nacional de Bellas Artes también compartieron sus condolencias y un homenaje al poeta.

¿Quieres saber más?

Si te interesó esta noticia y quieres saber más, entonces descarga y descubre INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, en donde tenemos contenidos exclusivos, seleccionados por nuestros editores, para darles una experiencia más completa a los lectores.

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb
Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777.

Temas

Lee También