Martes, 29 de Septiembre 2020

El camino para hacer “Teatro en casa”

Rossana y Mariana de León lanzan un proyecto por internet para mantener vivas las artes escénicas en tiempos de pandemia y recaudar fondos que palien la crisis en sus trabajadores

Por: El Informador

Julio Bracho participa en la obra “Bitácora de un encierro y un gato con estrabismo”, función en beneficio de La Casa del Actor. ESPECIAL

Julio Bracho participa en la obra “Bitácora de un encierro y un gato con estrabismo”, función en beneficio de La Casa del Actor. ESPECIAL

La industria del entretenimiento ha sido de las más afectadas por la pandemia que sigue aquejando al mundo, pues de momento no se pueden realizar eventos concurridos para evitar contagios por COVID-19, sin embargo, los creativos del teatro, por ejemplo, han encontrado en el internet y en las aplicaciones, nuevas vías para conectar con la audiencia y solventarse de alguna manera en lo que todo comienza regresar a la “normalidad”.

Y “Teatro en casa” es una plataforma digital que nace por iniciativa de Rossana y Mariana de León, dos tapatías que se lanzan con este proyecto para ayudar a actores de teatro en crisis, precisamente porque los foros y recintos donde trabajan se encuentran cerrados por tiempo indefinido debido a la pandemia.

En esta plataforma actores como Fernanda Castillo, Alejandro de la Madrid y Michelle Rodríguez, entre otros, han presentado lecturas dramatizadas vía Zoom, con el fin de recolectar fondos que posteriormente son repartidos entre los compañeros del teatro.

En ese sentido, Julio Bracho y Juan Carlos Bonet, histriones de renombre en el teatro mexicano, presentarán el proyecto “Bitácora de un encierro y un gato con estrabismo” en apoyo a La Casa del Actor, institución que cuida de los adultos mayores que se desarrollaron en el histrionismo.

La dramaturgia es de Andrea Belén Sánsa y la dirección de Rossana de León. Julio hace el personaje del “Humano” y Juan Carlos el de “El Gato”. Las funciones serán hoy 7 de agosto y el viernes 14 a las 21:00 horas. Los boletos tienen un costo de 120 pesos y se pueden adquirir a través de www.teatroencasa.com.mx.

“Es una propuesta tapatía (la plataforma), cosa que me da mucho gusto, es de las hermanas De León, y me uní yo en una de las funciones para apoyar a chicos teatreros y me encantó todo el sistema y las lecturas. Y en ese mismo momento hablando con Bonet, él me decía de la situación precaria en la que está La Casa del Actor, que es la casa de retiro de los actores viejitos del sindicato (ANDA), y surgió está idea de hacer un par de funciones, bueno, vamos a hacer varias, per las primeras dos son para la institución. Tú entras a www.teatroencasa.com.mx, compras tu boleto y te dan un código de Zoom personalizado, es por pantalla, lo puedes ver con la tía, con la mamá o con quien tú quieras”, comparte Julio.

Reitera Juan Carlos que estos tiempos llaman más a la solidaridad y a pensar en el otro más que en uno mismo. “La Casa del Actor tiene un convenio con la ANDA para financiarse y el sindicato en los últimos meses ha decidido que es mucho lo que se gasta y ha cortado los recursos. Entonces, hay mucha gente, muchos actores que están donando su tiempo, su dinero y su talento para allegar fondos para lo más indispensable para una casa de retiro. Julio me presentó esta plataforma y me parece fantástico y le atoramos a este proyecto y le atoraremos a otros también a beneficio de otras cosas”.

Julio señala que hacer este ejercicio escénico ha sido toda una experiencia. “A mí se me hace maravilloso, es una nueva opción de poder acceder a cierto tipo de contenido, no es teatro, es definitivo, pero se acerca más a la cosa audiovisual, hay toda una técnica que vamos descubriendo para el Zoom, va uno entendiéndose con la plataforma, pero sucede, es muy divertido, hay esa magia del evento en vivo, que yo al menos lo extraño muchísimo”. Además comparte Juan Carlos, que el ejercicio tampoco es tan nuevo y sí funciona también para divulgar obras nuevas.

Sinopsis

En “Bitácora de un encierro y un gato con estrabismo”, un humano lleva en cuarenta 180 días y comienza a cuestionarse las razones de su existencia, platicando con su crítico más feroz: su gato.

Temas

Lee También