Jueves, 23 de Septiembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- Frase lapidaria

Por: Jaime García Elías

- Frase lapidaria

- Frase lapidaria

La confirmación -que, en el fondo, no precisamente noticia- de que cinco de los municipios que conforman la Zona Metropolitana de Guadalajara -Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco de Zúñiga- tienen la dudosa distinción de contarse entre los cincuenta más violentos de México, se produjo cuando aún resonaban por todo el país los ecos de una frase lapidaria, rotunda, indiscutible, pronunciada por el Presidente López Obrador en una de sus “mañaneras” de la semana pasada: “Si no terminamos de pacificar a México, por más que se haya hecho no vamos a poder acreditar históricamente a nuestro Gobierno”.

(Frases lapidarias, por definición, son aquellas que “por su concisión y solemnidad parecen dignas de ser grabadas en una lápida”. Lápida, por su parte, es la piedra llana que también, ordinariamente, cubre una sepultura).

-II-

Ayer, el almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Martina, difundió la lista de incidencia delictiva, basada en datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Datos oficiales, pues. No “otros datos”, extraoficiales o mentirosos, inventados y difundidos dolosamente por “los adversarios” -reales o imaginarios- de la cacareada “cuarta transformación”.

La información es aterradora porque recoge la relación estadística de los homicidios dolosos registrados en el país. Y es atroz porque es público y notorio que el 94% de los delitos que se cometen en México quedan impunes: un hecho que pone de manifiesto, de manera tan incontrovertible como escandalosa, la incompetencia de las autoridades que teóricamente tienen la encomienda de esclarecer delitos y aplicar a los delincuentes todo el peso de la ley.

Lo de menos es que haya concordancia entre la incidencia delictiva y la densidad poblacional: a más habitantes, mayor criminalidad. Lo esencial es que los datos oficiales difundidos ayer son síntomas inequívocos de que la cristiana estrategia de “abrazos, no balazos”, no va dando, ni por asomo, los resultados apetecidos por la generalidad de los habitantes y por las propias autoridades de este país.

-III-

Los 50 municipios más violentos de un país que en lo que va de la actual administración se ha significado, precisamente, por la violencia generada por una “delincuencia organizada” propiciada por la incapacidad y la complacencia -cuando no auspiciada y aun alentada por la complicidad- de las propias autoridades, ya están identificados...

Lo que sigue, por lo visto, es esperar a que pase el tiempo para sepultar un proyecto de Gobierno fallido... y para el que su propio caudillo ya anticipó la elocuente lápida que sellará su tumba.

jagelias@gmail.com

Temas

Lee También