Martes, 29 de Septiembre 2020
Ideas |

Autos y viajes en la nueva normalidad

Por: Mario Castillo

Autos y viajes en la nueva normalidad

Autos y viajes en la nueva normalidad

He visto cómo los compañeros periodistas especializados en la cobertura automotriz (y también los que dicen no serlo) extrañan viajar, lo rememoran con fotos de viejas presentaciones, comidas… pero esto va más allá de lo recreativo hoy en día. Es cierto, las marcas son muy generosas, no hay quien le haga el feo a una invitación para ir a conocer nuevos lugares y en ocasiones hospedarse en sitios prohibitivos para la mayoría de nuestros bolsillos, “sacrificándonos” para ir a manejar las últimas novedades en su portafolio de productos. Pero hoy les compartiré un poco de lo que fue mi experiencia en el evento de presentación de Suburban al cual acudí esta semana a la Ciudad de México.

Volver a viajar tras meses de ausencia se siente como la primera vez, de la emoción no duermes bien porque personalmente cuando viajo tengo pavor a dos cosas: perder un vuelo y que se caiga el avión. El primero tiene solución, el segundo no. Pero bueno, esa adrenalina de volver al aeropuerto, imprimir el ticket y luego pasar la primera revisión me hizo sentir como si fuera un novato. Hay que llenar un formulario a través de un QR o una forma gubernamental por escrito en la que detallas tu condición de salud y si has estado en otros países o en contacto con alguien que haya sido confirmado con COVID-19. ¿Alguien puede saltarse las trancas? No lo dudo. A pesar de un cuestionario, la toma de temperatura y hasta que te subes al avión te dan gel antibacterial, todos andamos con reservas. Nadie toca a nadie, buscas tu asiento en el aeropuerto cuyas sillas están marcadas e intercaladas para que no se siente nadie pegado a otra persona. Unos viajan con trajes como astronautas, otros con guantes y unos cuantos no paran de ponerse gel antibacterial en las manos.

En cambio, al abordar el avión uno pensaría: “bien, me tocará ventana y pasillo”. Pues no, simplemente todos vamos juntitos. En mi caso, el compañero de viaje (nos tocó volar en un Embraer 190, de dos filas dobles de asientos) todo el tiempo se la pasó pegado a la ventana. Afortunadamente era un vuelo de las seis de la mañana y mantuvo la posición incómoda todo el tiempo, ni siquiera tocó el descansabrazos, lo celebro porque pude descansar y recostarme un poco. Sin embargo, él podría pensar como yo, que sabemos que tal vez no hemos sido honestos con ese formulario y que podemos ser asintomáticos al virus, pero tenemos que viajar. Que el avión promete sanitización total y filtros de aire, pero el vuelo iba lleno y por la fría mañana más de uno estornuda y hay que confiar en que la empresa aérea garantiza la extracción de los bichos en sus naves. Insisto, todos con reservas, cubrebocas, etcétera.

Llegué a la Ciudad de México y el aeropuerto no tenía el acostumbrado bullicio, la Terminal 2 estaba desértica a plenas 7:20 de la mañana. Extraño pero perfecto para mí pues recibí la Suburban con todas las medidas necesarias para ser sanitizada y un kit de limpieza con bastantes cubrebocas fabricados por GM en Toluca y que se han repartidos en distintos hospitales, así como toallas desinfectantes, más gel antibacterial y spray para limpiar superficies. En fin, la experiencia al llegar al evento con Chevrolet también fue distinta, pero antes que nada me dio gusto volver a ver viejos conocidos, nuevas caras con cubrebocas, compartir experiencias con sana distancia en un picnic muy agradable, fomentando la sana convivencia también.

Sin duda fue una experiencia distinta y al volver a Guadalajara fue prácticamente el mismo proceso: llenar el formulario, avión lleno y que nadie se toque. Queda la reflexión de que quienes viajan frecuentemente, realmente se cuiden y cuiden a los demás, hoy por hoy no hay una fórmula que garantice que no nos vayamos a contagiar en algún momento, sobre todo si utilizamos dos transportes donde según los estudios somos más propensos al COVID-19 como lo es el uso del auto y los aviones. Mientras tanto, ¡pónganse bien el cubrebocas!

mario.castillo@informador.com.mx / @MarioCastilloMX

Temas

Lee También