Miércoles, 30 de Noviembre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Cifras de muertes sin maquillaje

Por: Jaime Barrera

Cifras de muertes sin maquillaje

Cifras de muertes sin maquillaje

Aunque la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE 2022) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala una baja notable en la incidencia delictiva, al pasar de 33 millones de delitos en el 2018 a 28 millones en 2021, es decir casi cinco millones menos, lo cierto es que en el rubro de homicidios en el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se mantiene en el nivel más alto de los últimos treinta años.

De ahí la imposibilidad de que el Presidente hubiera podido ser convincente y refutar el cuestionamiento que le hizo el jueves pasado el periodista Jorge Ramos en la rueda de prensa mañanera en el sentido de que en su Gobierno ya se registran más muertos por homicidio que en el sexenio de Felipe Calderón, y por la tendencia que existe, superará también a los que hubo en el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

La gráfica con la que López Obrador pretendió demostrar una baja del 10 por ciento en la cifra de homicidios, que presumió profusamente antes y después de su Cuarto Informe, no resistió los cuestionamientos del periodista por lo amañado del enfoque que compara los homicidios del 2021 y los que se llevan en el 2022 que aún no termina.

Esto se confirma si hacemos una revisión a la serie histórica que publicó recientemente también el Inegi de los homicidios ocurridos en el periodo 1990-2020.

Lo que ahí queda claro es que pasamos de un promedio de 10 mil asesinatos anuales en 1990 a una cifra récord promedio de más de 35 mil en el Gobierno de la autollamada Cuarta Transformación.

El presidente Ernesto Zedillo (1994-2000) entregó el país con una disminución sostenida en el número de homicidios que venía desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y que registraban poco más de 10 mil crímenes por año.

En el sexenio de Fox (2000-2006) esa tendencia a la baja se esfumó pero nunca se alcanzaron picos que rebasaran los 11 mil homicidios por año.

Con Calderón se registró el primer gran disparo en el crecimiento de los asesinatos que muchos atribuyen a la llamada guerra contra el narco que emprendió. Aunque tuvo una baja inicial en su primer año con menos de 10 mil homicidios, a partir del 2007 los homicidios se dispararon y cerró su administración en 2012 con niveles ya alarmantes de 25 mil homicidios anuales.

Con el priista Enrique Peña Nieto se registró una disminución de asesinatos, sus primeros dos años al bajarlos a 20 mil en promedio anual, pero a partir de finales del 2014 vino un rebote que llegó a los 30 mil homicidios al término de su gestión en noviembre del 2018.

Contradiciendo su slogan del spot presidencial del Cuarto Informe, donde utilizó la misma gráfica que le refutó Ramos el jueves pasado y por lo que se enfrascaron en toda una discusión, y con la que pretendió acreditar que la “pacificación del país es fruto de la justicia” que su Gobierno ha logrado, López Obrador tiene ya al país en niveles por arriba de los 35 mil homicidios.

Por eso las cifras de AMLO en materia de homicidios son insostenibles a la más mínima revisión.

Jaime Barrera

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones