Jueves, 06 de Octubre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Diputados: más allá del aumento de sueldos

Por: Diego Petersen

Diputados: más allá del aumento de sueldos

Diputados: más allá del aumento de sueldos

¿Cuándo es un buen momento para proponer un aumento de sueldo para los diputados? Nunca. Tienen tan mala reputación que cualquier peso extra que pidan nos parecerá un robo. No es gratuito. La fama de que solo ven por sus intereses, de que votan en manada, que trabajan sólo para el poder en turno y no para sus representados, que lo que salga de ahí no nos va a beneficiar y en no pocas ocasiones más bien tendrá efectos nocivos, se la han ganado a pulso, año tras año, acuerdo tras acuerdo, votación tras votación. 

Justamente por la mala fama que tienen los diputados es que su sueldo no debe ser un tema de opinión pública. No tengo duda de que si hacemos una encuesta sobre cuánto deben de ganar la respuesta más socorrida será cero. El problema es que ellos mismos decidan que se lo merecen. 

La discusión sobre los sueldos del sector público en Jalisco lleva al menos 20 años. Primero fue la exigencia de transparentar peso por peso lo que recibían, pues había muchas partidas secretas, apoyos discrecionales y bastaba un acuerdo interno en el Congreso o los cabildos, o una mañana de buen humor del gobernador o el presidente del Supremo Tribunal, para que se aumentaran sueldos, se repartieran bonos o se incrementaran las prestaciones. La discusión llevó a la creación de un Comité Técnico de Valoración Salarial (CTVS) para evitar que se usaran las atribuciones de los poderes para beneficio de los que en turno lo ejercían. Por algún tiempo funcionó. 

La propuesta de los diputados de aumentarse el sueldo no podría llegar en peor momento. No solo hay una corriente política -populista si se quiere, pero hegemónica en este momento- que hace que sea muy mal vista cualquier propuesta de este tipo, sino que la actual legislatura se ha caracterizado por su opacidad y alejamiento de los intereses ciudadanos.  

El Congreso es el Congreso y por sus pasillos desfilan todos los intereses, oscuros y legítimos, de una sociedad. No obstante, en las tres legislaturas anteriores se hizo un esfuerzo más o menos serio por romper una inercia negativa que arrastraba el Poder Legislativo renovación tras renovación. Uno de los factores para mejorar un poco la imagen fue evitar este tipo de decisiones.

No pocas ocasiones nos quejamos de que los diputados no se ponen de acuerdo y se generan impasses legislativos. Sin embargo, lo único peor que el desacuerdo sistemático es una oposición dócil, predispuesta al acuerdo y al reparto de migajas de cuotas y plazas como los son hoy en Jalisco Morena, el PAN y el PRI. 

No es, pues, el aumento de sueldos en el Congreso lo que debe preocuparnos, sino lo que significa.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones