Miércoles, 07 de Diciembre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El borracho de galería

Por: Pablo Latapí

El borracho de galería

El borracho de galería

Es muy tentador contestar a una ofensa en Twitter.

Pero cuidado.

Podría estar invitando a un borracho de galería.

Twitter es la red más abierta, y por la tanto la más requerida por personajes de la vida pública para dar conocer información y opiniones.

Hoy por hoy es ya el medio por excelencia para gobernantes y políticos para comunicar logros, pronunciamientos y juicios de valor.

Pero por lo mismo, al ser una red tan abierta, está habitada por cientos de miles de personas las cuales manejan perfiles con nombres completamente falsos por no decir que son anónimos.

Así, por ejemplo, si usted sube una opinión sobre cual o tal tema hay enormes probabilidades de que alguien le conteste, le contradiga y que lo haga de una manera muy ofensiva.

Inmediatamente surge un gran deseo de contestar e iniciar un debate, pero resulta que del otro lado lo que va a encontrar son más ofensas y además más interlocutores falsos que se sumarán a las críticas creando casi un clima de linchamiento contra usted.

Así es Twitter, le dirán los expertos.

Pero resulta que en la mayoría de los casos lo que usted está haciendo es bajar al escenario a un borracho de galería.

Esta es una metáfora que nos contaba un viejo maestro de actuación.

Nos decía que en cualquier obra de teatro y cualquier papel que interpretáramos no faltaría quien desde el anonimato de las butacas oscuras gritaría una ofensa o un improperio.

Le llamaba el borracho de galería entendiendo que la galería es la sección más oscura y lejana al escenario.

Contestarle sería darle demasiada importancia.

Y más aún, contestarle y retarle a que baje al escenario sería suicida: estaría usted dando protagonismo de actor a un personaje muy menor que aprovechando las sombras y el anonimato se da esos aires de valentía.

Lo mismo ocurre en Twitter.

Verifique el número de seguidores que tiene cada unos de aquellos personajes que suelen criticarle.

Se va a usted a a dar cuenta que son personajes con no más de 10, 20 o quizás 50 seguidores.

Y si usted en cambio tiene miles de personas que le leen esa ofensa que no hubiera pasado de los seguidores de su crítico usted la estaría subiendo y dándole protagonismo ante sus miles de seguidores.

Es muy fácil calentarse con las ofensas en Twitter.

Pero antes de contestar piénselo dos veces y considere que al hacerlo está invitando al escenario al borracho de galería.

platapi@hotmail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones