Lunes, 20 de Septiembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El mensaje de Navidad de la UIF a las Asociaciones Religiosas

Por: Diego Petersen

El mensaje de Navidad de la UIF a las Asociaciones Religiosas

El mensaje de Navidad de la UIF a las Asociaciones Religiosas

Santiago Nieto puso el dedo en la llaga: las iglesias se han convertido en grandes negocios personales de sus líderes. Ministros ricos merced de las limosnas de los pobres. La primera denuncia cayó sobre la iglesia La Luz del Mundo y su líder Naasón Joaquín, quien lleva más de un año preso en Estados Unidos en espera de un juicio por abuso sexual y pornografía infantil. Al perro flaco se le cargan las pulgas, reza el refrán, pero la verdad es que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) llevaba más de un año investigando a esta iglesia.

El nuevo golpe a los líderes de La Luz del Mundo, que nada tiene que ver por supuesto con sus fieles ni con sus creencias, es una llamada de atención no sólo a los dirigentes de dicho credo, tan dado a mostrar su superioridad a través del derroche, sino para todas las iglesias del país, particularmente las que tienen un liderazgo unipersonal o unifamiliar. Pero si bien el dinero se nota más en este tipo de Asociaciones Religiosas (AR), las institucionalizadas como la iglesia católica no están por supuesto exentas de estas prácticas y ahora hay que decir, de estos riesgos. La iglesia católica, y particularmente el Banco Vaticano, han sido objeto de persecución judicial en más de una ocasión por lavado de dinero y otros negocios ilegales.

La acusación de la Unidad de Inteligencia Financiera es que la iglesia La Luz del Mundo usó dinero recaudado de los fieles para fines distintos a su objeto social, esto es, dinero que debía ser destinado a la promoción de la fe o a la caridad terminó en cuentas personales de la familia Joaquín usando para ello instituciones bancarias en paraísos fiscales. Habrá que esperar el resultado de las investigaciones, pero podríamos apostar que lo mismo sucede en mayor o menor medida en casi todas las iglesias de las diferentes denominaciones. Ahí donde veamos un líder religioso que vive ostensiblemente mejor que sus fieles hay una muy probablemente explotación religiosa y un uso de la figura de las ARs para evadir impuestos y, en el peor de los casos, para lavar dinero.

Falta, por supuesto, que las denuncias de la UIF se conviertan en investigaciones de la Fiscalía General de la República, algo que como hemos visto no sucede con frecuencia, pero sin duda se trata de un gran paso no sólo en la persecución de delitos fiscales sino, sobre todo, para evitar los abusos de quienes, lucrando con el derecho a la creencia, explotan la fe de otros para convertirlo en patrimonio personal o familiar.

Que esta Navidad sirva para que todas las iglesias se pongan al corriente de sus declaraciones fiscales y paren los abusos a los fieles. Amén.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También