Lunes, 27 de Septiembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El obligado regreso del botonazo

Por: Jaime Barrera

El obligado regreso del botonazo

El obligado regreso del botonazo

Ante el claro repunte en los contagios de COVID-19 en Jalisco y la urgente necesidad de no volver a empezar un segundo ciclo escolar a distancia, no había otro camino que volver a sacar el botonazo, que se dejó de activar desde febrero, y aplicar restricciones en diversas actividades, especialmente las de recreación.

Así, para hacer realidad el regreso parcial de la niñez y la juventud jalisciense a las aulas en agosto, a partir del viernes y todo el mes próximo deberán volver a dejar de operar bares, antros y eventos masivos con más de 300 personas. Los aforos y horarios se reducen también para restaurantes al pasar del 75 por ciento de su capacidad al 50 por ciento y con cierre obligado a las 12 de la noche. Los salones de fiestas, estadios y demás eventos públicos y privados también deberán limitar su número de asistentes.

Desde luego lo ideal hubiera sido no volver a restringir ninguna de estas actividades, pero evidentemente no fue suficiente la cuota de responsabilidad individual y colectiva a la que se apeló para detener al cadena de contagios de coronavirus. 

Es por eso muy razonable el desacuerdo de los empresarios y gremios de trabajadores que viven de estas actividades recreativas a los que el gobierno estatal prometió apoyos que esperemos que esta vez lleguen con mayor agilidad y transparencia a los afectados.

Pero lo que ya era inadmisible era que mientras las escuelas se mantuvieran cerradas y se corriera el riesgo de volver a posponer el regreso a las clases presenciales, aún de forma híbrida, estos giros operarán sin cuidar debidamente el cumplimiento de las medidas sanitarias y estuvieran convertidos en espacios de alto riesgo de infección. 

De hecho, la reactivación del también conocido como “botón rojo” se esperaba con la llegada a principios de mes de la variante Delta del SARS-CoV-2 a Jalisco, mucho más contagiosa que la cepa original, en la plena tercera ola de contagios en el país, sin embargo las autoridades estatales optaron por seguir privilegiando la recuperación económica, sin embargo la escalada en los casos confirmados, de hospitalización y fallecimientos hicieron inevitable reconsiderar esa decisión. 

Volvimos a llegar a este punto, por un evidente relajamiento social en el uso de medidas preventivas sanitarias como el uso del cubrebocas y el cumplimiento de la sana distancia en espacios públicos y privados, que se agravó con la falsa idea de que la llegada de la vacunación había disminuido los riesgos de contraer la enfermedad, por lo que es pertinente insistir y aclarar que más de la mitad de la población sigue vulnerable al virus por no recibir aun la vacuna, lo que nos hace también estar aún lejos de la inmunización de rebaño que se alcanza cuando el 70 por ciento de la población haya recibido sus dosis anticovid respectivas. 

En esta reaparición del botonazo volvió a estar ausente alguna acción que meta en cintura a las unidades del transporte público cuyos dueños han sido omisos en cuidar la sana distancia de los usuarios y a lo largo de la pandemia han sido siempre un foco de alto riesgo de contagio, ojalá al menos ahora se les supervise mejor para que saniticen bien los camiones y hagan cumplir el uso del cubrebocas a los usuarios. El regreso del botonazo da esa oportunidad.

barrera4r@gmail.com

Coronavirus

Temas

Lee También