Jueves, 21 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El súper alcalde de Guadalapopan

Por: Isaack de Loza

El súper alcalde de Guadalapopan

El súper alcalde de Guadalapopan

Restan dos semanas para el cambio de administración municipal y todos: alcaldes electos y reelectos, se muestran más que ansiosos por recibir las llaves de esa hermosa oficina con mobiliario de nogal y escritorio de caoba que ocuparán por tres años (es un decir: ya sabemos que no todos van a aguantarse el trienio) para sentarse en la silla donde se plasman las firmas y sentir ese delicioso poder que los votos les otorgaron en junio pasado.

En lo público y en lo privado, todos muestran su deseo por llegar bien peinados y perfumados al evento que indudablemente presumirán a sus futuras generaciones: la toma de protesta. En tanto llega ese anhelado momento de alzar la mano para jurar lo que todos prometen pero ahí se va a quedar, ensayan frente al espejo el gesto y la sonrisa exactos que mostrarán a sus futuros gobernados como carta de presentación.

En contraparte, los ciudadanos atravesamos por el periodo en el que, sin tantita pena, las administraciones que van de salida se dedican a administrar la inercia de lo que antes trataron de cambiar, pero no les alcanzó. Hoy, desafortunadamente, los mejor conectados luchan por congraciarse con el que viene y sobrevivir un periodo más, sin importarles pisar por encima de quienes fueron sus principales aliados. Amiguismo, compadrazgo y política rancia, le dicen.

Pero si hay un personaje que destaca de entre todos esos ansiosos, es sin duda el próximo alcalde de Guadalapopan, Pablo Lemus Navarro.

¿Dijiste Guadalapopan, menso? Sí.

El futuro presidente de la capital del Estado ya tiene armado un plan de seguridad que involucra un mando homologado para Guadalajara y Zapopan, una estrategia de redensificación que también impacta en el municipio que gobernó los últimos seis años y ya hasta advirtió que habrá una partida de 82 millones de pesos para el primer presupuesto de Juan José Frangie, que asistirá a la gente que perdió sus casas por el desbordamiento del Arroyo Seco.

Ajá: Estamos a unos días de atestiguar al primer alcalde saliente en la historia de México que va a dejarle encargada la Gema de la Realidad a su mano derecha en Zapopajara, para enseguida ir corriendo a Guadalahills y recibir la Gema del Poder. ¡Aguas!
El Cristian Castro de la Coparmex no se ha detenido frente a ningún micrófono para reconocer que se piensa a sí mismo como el próximo gobernador. Afirma que en su paso por Guadalajara se va a dar a notar para que la gente lo reconozca y, eventualmente, lo ponga en Casa Jalisco. Hoy, por lo pronto, nos adelanta que será un mediador maduro que buscará la paz y no la confrontación.

Esto, aunque se ha abierto un primer frente de batalla contra los mil funcionarios tapatíos que ganan más de 25 mil pesos, y a quienes ya les adelantó su plan de recortarlos como una de sus primeras acciones de Gobierno para ahorrarse 130 millones de pesos entre octubre, noviembre y diciembre.

Ganar-ganar, dice él. Quizás su próxima área jurídica le notifique lo contrario en algún momento.

Luego está el tema de los 82 millones que, según “quedó” con su vicealcalde en puerta, Frangie, deberán asignarse en el presupuesto de 2022 para apoyar a los damnificados por los daños irreparables que les causó el Arroyo Seco a sus viviendas.

¿Y cómo? Fácil: construyendo 82 nuevas viviendas, o bien, apoyar a esas familias para que paguen el enganche de alguna casa deshabitada.

La acotación al margen es que, si acaso una cuarta parte de esos 82 millones se hubieran invertido en las zonas que fueron devastadas por el agua, hoy no sería necesario un fondo de esa magnitud. Pero ¡hey! Sin apoyos no hay bono político… ni aplausos… ni gubernatura.

Guardadas las proporciones, la antesala del nuevo súper alcalde metropolitano pinta un escenario bastante similar al de 2015, cuando el empuje de un simpático y bonachón Enrique Alfaro le quitó al PRI Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque, para después llenarse de ese sabroso poder que lo convirtió en… bueno, ya sabemos.

En menos de dos semanas, dos Gemas del Infinito entran al guantelete de Pablo Lemus… y ningún Avenger se ha acercado ni a dejar una tarjeta de presentación. ¡Aguas!

Temas

Lee También