Viernes, 28 de Febrero 2020
Ideas |

Lozoya, clave para demostrar si hay o no pacto de impunidad

Por: Jaime Barrera

Lozoya, clave para demostrar si hay o no pacto de impunidad

Lozoya, clave para demostrar si hay o no pacto de impunidad

Mucho se ha dicho sobre que en lo que va del gobierno de la 4T, el presidente Andrés Manuel López Obrador no ha tocado ni con una sóla crítica en sus ruedas de prensa mañaneras al ex presidente Enrique Peña Nieto, pese a que desde ese su púlpito favorito, se ha ido con todo contra fifis, conservadores, detractores y otros expresidentes.

Esta ausencia de cuestionamientos y condenas a su antecesor priista, junto con sus pronunciamientos de estar a favor del borrón y cuenta nueva, del perdón y el olvido, y el más reciente, de que en una consulta él votaría por no enjuiciar a los ex presidentes, se han fincado los señalamientos de distintas voces en el sentido de que existe un claro pacto de impunidad entre el gobierno peñista y el morenista.

Puesto en esa perspectiva, crece la trascendencia de la detención ayer en España, del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, prófugo de la justicia desde el año pasado, acusado de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

La gran incógnita es si la Fiscalía General de la República irá hasta el fondo en las investigaciones que se iniciaron luego la compra de Pemex de una empresa en quiebra y de que Luis Alberto Meneses Weyll, ex director de Odebrecht en México declaró que Emilio Lozoya Austin, siendo operador clave en 2012 de la campaña electoral del entonces candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, les pidió apoyo por los contratos dados a la compañía brasileña desde 2009, y para ayudarlos en el futuro con contratos de Pemex cuando fuera director. Por eso, aseguró, les pidió 5 millones de dólares, pero sólo le dieron 4 millones durante la contienda electoral, y 6 millones más ya que fue nombrado director de Pemex.

Por estos señalamientos, Lozoya declaró en 2017 en secreto en la PGR. Y cuando el entonces fiscal de delitos electorales, Santiago Nieto (hoy jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda), le perseguía los pasos, fue cesado en octubre de ese mismo año.
Desde el 2016 que estalló el conflicto por la red de corrupción que había articulado la constructora brasileña Odebrecht en 11 países latinoamericanos y un africano entre el 2005 y el 2014, y que llevó a la cárcel a ex presidentes de Brasil y Perú e incluso el año pasado al suicidio de Alan García, expresidente de ese país andino, en México hasta ayer el caso seguía impune, como continúa siendo en Venezuela.

Por eso, consumada la detención de Lozoya, la pregunta es si éste decide resisitir y callar o se atreve a repartir culpas y como repitió ayer su abogado Coello Trejo, se llame a testificar al ex presidente Peña Nieto, quien habría sido el principal beneficiado de los sobornos de la empresa brasileña, y si la Fiscalía extiende las investigaciones a adminsitraciones pasadas, como la del panista Felipe Calderón hasta donde también llegaron los tentáculos de la corrupción de Odebrecht. Veremos pues, si hay o no pacto de impunidad con la 4T.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También