Domingo, 23 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Nuevo fraude en Guadalajara con tarjetas de crédito

Por: Jonathan Lomelí

Nuevo fraude en Guadalajara con tarjetas de crédito

Nuevo fraude en Guadalajara con tarjetas de crédito

No tiene sentido. Victoria reiteró al teléfono la pregunta: ¿Cómo usaría una tarjeta de crédito inactiva y guardada en un sobre sellado? La señorita del banco se lo repitió: su reclamación es improcedente. Los gastos de investigación corren a cargo del cliente.  

Vinos Yeyé, CDMX, 19 de noviembre: $9,480

Disposición en efectivo, GDL, 19 de noviembre: $1,400

«Nunca he estado en la Ciudad de México, mucho menos en vinos Yeyé». Tampoco había estado en la Condusef, pero Victoria marcó el 800 999 8080, agendó cita y llegó a Palacio Federal en Avenida Alcalde 500, en Guadalajara. Allí relató su caso.

El 15 de septiembre, sin notarlo, en el Macrobús le sacaron del bolso la cartera. Perdió su identificación y una de crédito. Ese mismo día canceló sus plásticos y hasta tres semanas después solicitó la reposición.

La nueva tarjeta llegó el 12 de noviembre, pero no la activó de inmediato. «No la quería usar, estaba el Buen Fin y no quería tentaciones». La guardó adentro de su sobre sellado.  

Las fechas son importantes. Casi dos semanas después, el 24 de noviembre, activó por fin el plástico. En la llamada, una grabación le asignó su NIP «de forma exitosa». Victoria recordaba que tenía un saldo de mil pesos y se acercaba su fecha de pago, pero la información la sorprendió.    

Adeudaba casi 11 mil pesos gastados en una vinatería de CDMX más una disposición en efectivo. Interpuso una reclamación ante el banco, pero en cuestión de horas le respondieron: improcedente.

La sorprendió la respuesta del banco. Le aclararon que en ambas compras realizadas el 19 de noviembre -cinco días antes de sacar la tarjeta del sobre- hay registro de actividad del chip, «único e irrepetible», además de que activaron un NIP. En conclusión, realizó las compras con la tarjeta física.  

Mientras Victoria relataba su caso, la encargada en Condusef adivinaba las partes claves de la historia. «Es una modalidad de fraude muy presente en estas fechas en Guadalajara», le aclaró.  

La semana pasada, relató, atendió el caso de un señor que recibió su tarjeta, tardó en activarla y cuando lo hizo, ya registraba cargos no reconocidos. Ahí no terminó la historia. Canceló el plástico, interpuso su queja, el banco le mandó otra tarjeta, y también tenía nuevos cargos.

Victoria asegura que no dio sus datos personales en alguna llamada. No hizo compras en línea o en comercios. No descargó aplicaciones o abrió enlaces de mensajes de texto. Esas son las vías más comunes para ser víctima de un fraude.

¿Y entonces? En la Condusef le dijeron que los bancos operan con controles estrictos. El problema quizá está en los proveedores; desde que emiten la tarjeta, ya salen dos, una llega a manos del cliente, y la otra del delincuente.

Por ahora, Victoria espera respuesta del banco para comenzar una conciliación. Su pronóstico es reservado. Su peor escenario: que le descuenten directo de la nómina si su contrato tiene esa cláusula a favor del banco. Otro escenario es pagar sólo los intereses moratorios. «O sea, cómo les voy a pagar, obviamente yo dije: claro que no les voy a pagar».

Hasta ahora, Victoria tiene un récord limpio en el buró de crédito. 

Temas

Lee También