Jueves, 17 de Junio 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Puerto Vallarta

Por: Eugenio Ruiz Orozco

Puerto Vallarta

Puerto Vallarta

Tengo la suerte de pertenecer a una muy brillante generación de abogados egresados de la Universidad de Guadalajara en un año histórico para nuestro país y el mundo: 1968. De ella, forman parte prestigiados litigantes, funcionarios públicos, políticos, empresarios y notarios; con orgullo, podemos decir que, entre otros, compartimos aulas con la Magistrada en retiro, Bertha Alfonsina Navarro Hidalgo, primera mujer designada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Jueza de Distrito y Magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, sin duda la más sobresaliente de nuestras compañeras. El hecho es que, quienes somos notarios, tenemos la costumbre de reunirnos cada mes para compartir plática y alimentos. Hace unas semanas, lo hicimos en Tepic, con Lourdes Yerena Galeana, quien, además de ser notaria, ha desempeñado importantes responsabilidades públicas y es fundadora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nayarit. En esta ocasión, solo concurrimos Ramón Wonche Montaño, Sergio Beas Pérez, Javier Herrera Anaya, quien fuera presidente del Colegio de Notarios de Jalisco, Alfonso Chacón Robles, Toño Sahagún, notario de Ocotlán y yo.

Aprovechando el viaje, me di una vuelta por Puerto Vallarta; hace mucho tiempo no visitaba la ciudad y me quedé impresionado por su desarrollo. Sigue siendo hermosa, con una personalidad impresionante, porque sí, las ciudades, como las personas, tienen o no prestancia, carisma. Ahí tuve la oportunidad de platicar con algunos amigos, Rafael González Pimienta y Sergio Arat Sánchez, así como de disfrutar de una cena excepcional con Luis Reyes Brambila, director fundador del Diario Vallarta Opina, en el restaurante Café de los Artistas, donde fuimos atendidos por Terrie, su propietario. La noche era cálida, acogedora y el ambiente, tranquilo, amable; la música suave invitaba a platicar y dejamos volar nuestros recuerdos…

Conocí a Luis hace algunas décadas: él era un joven periodista y nosotros, aspirantes a políticos. Lo recuerdo como ayer. No nos iba muy bien, los tiempos eran difíciles. Una mañana de verano, coincidimos en el patio central de las viejas oficinas del PRI, ubicadas en Degollado 73. Él vestía un traje gris que ya acusaba el exceso de puestas y su cara reflejaba un cierto aire de cansancio. Las puertas estaban cerradas; no tenían pinta de abrirse, entonces me dijo: “Eugenio, he tomado una decisión: me voy de Guadalajara.” “¿Adónde?” Pregunté. “A Puerto Vallarta.” Y emigró a la ciudad que sería su hogar y, para Puerto Vallarta, la oportunidad de contar con un periodista que además de brillante, tenía visión de futuro. Desde entonces, las historias de Vallarta y Luis han sido la misma.

De lo platicado, recuerdos -no añoranzas- entremezclados con un menú de fantasía y algunas botellas de buenos caldos, quedaron un par de compromisos: volver más seguido al bello puerto y poner en blanco y negro algunas de las viejas historias que, como hilos, se entretejieron para dar forma a una parte de la historia local que nos tocó vivir. Así sea.

eugeruo@hotmail.com

Temas

Lee También