Sábado, 15 de Agosto 2020
Ideas |

Se parecen más de lo que creen

Por: Diego Petersen

Se parecen más de lo que creen

Se parecen más de lo que creen

Contrario a lo que muchos esperaban, la reunión entre Trump y López Obrador fue mucho muy cordial, más de lo que suelen ser las reuniones entre presidentes. Quienes esperaban ver al Trump grosero, aquel que abusó vilmente de Peña Nieto, se quedaron con las ganas de verlo insultando o ninguneando a López Obrador. No iba a suceder por dos razones: la primera es que por más que sea un bruto, en el sentido literal de la palabra, no es lo mismo el Trump candidato de hace cuatro años, dispuesto a romper todo, que el Trump presidente sometido a las reglas de la diplomacia. Segundo, porque una reunión entre presidentes está más acordada y arreglada que un partido del América (es bullying). 

Trump sabía que López Obrador le estaba haciendo un favor acudiendo en estos momentos a una reunión, y López Obrador sabía perfectamente que en política esos favores son como los comodines de las barajas que se usan en el momento correcto. Para el presidente estadunidense el mensaje es muy claro: les dije que había que revisar el Tratado de Libre Comercio porque era inconveniente para Estados Unidos, y hoy, cuatro años después, aquí está la contraparte feliz, firmando y festejando el nuevo tratado que yo empujé. Le estoy haciendo un muro en la frontera y no sólo no se ofende, sino que me aplaude. La frase de López Obrador no deja lugar a dudas: “Por eso estoy aquí, para expresarle al pueblo de Estados Unidos que usted nos ha tratado con gentileza y respeto”. Con eso Trump se da por bien servido en la búsqueda del voto chicano.

La frase de López Obrador no deja lugar a dudas: “Por eso estoy aquí, para expresarle al pueblo de Estados Unidos que usted nos ha tratado con gentileza y respeto”.

Para el Presidente mexicano era muy importante mandar el mensaje de que México está abierto al mundo y al comercio en un momento en que necesita mandar señales positivas a la inversión nacional y extranjera. Fue él quien dedicó la mayor parte del discurso a hablar de temas económicos y de relación comercial. Llama la atención que no haya aprovechado la cena para ampliar sus relaciones con los empresarios y haya llevado a los mismos. Mientras el gobierno de Trump invita a quienes pueden sacar mejor provecho de la relación comercial, López Obrador invitó a sus cuates.

Para lo que sirvió la reunión fue para que nos diéramos cuenta de que se parecen mucho más de lo que creen. Los dos personajes se fascinaron el uno con el otro y se echaron porras mutuas. Más allá del origen, el de Andrés Manuel en las luchas populares y el de Trump, desde los negocios inmobiliarios, los dos comparten el ser outsiders de la política, el desprecio por las instituciones y las formas tradicionales y un patriotismo, o habría que decir patrioterismo, muy básico, pero electoralmente eficiente.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También