Domingo, 13 de Junio 2021
Ideas |

Si la intención es otra, AMLO tiene razón

Por: Daniel Rodríguez

Si la intención es otra, AMLO tiene razón

Si la intención es otra, AMLO tiene razón

En las esferas políticas de América Latina y el Caribe hay un dicho muy conocido que dice, “en Estados Unidos no ha habido golpes de Estado porque allí no hay embajadas de Estados Unidos”. Esta frase encierra perfectamente la percepción que se tiene sobre las actividades de las embajadas estadounidenses que aparentemente han tenido en diferentes golpes de Estado en el continente.

A pesar de las reglas de la Convención de Viena -suscrita el 23 de mayo de 1969 y que entre otras cosas habla de las funciones de las embajadas, que fueron creadas básicamente para fomentar las relaciones amistosas y desarrollar las relaciones económicas, culturales y científicas- en las ocasiones que han surgido golpes de estado o levantamientos en países latinoamericanos, siempre se vincula a la representación diplomática estadounidense en operaciones encubiertas a favor de los opositores.

El intervencionismo de Estados Unidos en el mundo es parte de una ideología -desde tiempos de la Colonia y la posguerra de Independencia- que se basa en el pensamiento del ‘Destino Manifiesto’, que es una convicción de que Dios eligió a ese país para ser una potencia política y económica. Dicho en otras palabras, una nación superior al mundo.

Al margen de esa ideología -al fin ideología- el Presidente de México, Andres Manuel Lopez Obrador (AMLO), el jueves acusó a Estados Unidos de injerencia en asuntos nacionales. Mediante una nota diplomática enviada al vecino del norte lo denuncia por la ayuda financiera a grupos civiles de nuestro país que son oposición al régimen, lo que considera “es un acto de intervencionismo que viola nuestra soberanía... esto promueve el golpismo y se trata de un acto de intervencionismo”.

La nota diplomática se envió horas antes de la videoconferencia entre Lopez Obrador y Kamala Harris, Vicepresidenta de Estados Unidos, con quien detallo la agenda sobre el tema migratorio en la visita que tiene planeada a México el 7 de Junio. AMLO aparentemente no habló del reclamo con Harris. “No está en la agenda y no es nuestro propósito crear malos ambientes”. Mientras que la Kamala habría dicho “Tenemos que buscar entendimiento, no pelearnos”.

Y precisamente, sobre Dios y las relaciones de México y los Estados Unidos, durante la conversación de AMLO y Harris, el mandatario mexicano se refirió a la época de Porfirio Diaz, a quien se le atribuye cuando hablando de la  no muy buena comunicación entre ambos países, “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos...ahora podríamos decir nosotros, porque son mejores las relaciones, bendito México, tan cerca de Dios y no tan lejos de Estados Unidos”.

Sin embargo, al margen de si trataron o no el tema en la reunión, de que tan literal sea la frase porfiriana o cual sea la aprobación o desaprobación que se tenga al desempeño del mandatario en su administración, si los apoyos económicos vienen con la intención de apoyar -como tradicionalmente sucede- al desarrollo, la capacitación, la educación, los derechos humanos y la cultura, bienvenidos. Pero sí el financiamiento de Estados Unidos a través de su embajada a organizaciones civiles en México tiene otras intenciones, en este asunto el Presidente Lopez Obrador tiene toda la razón en su reclamo. El financiar campañas para la oposición desde el exterior que buscan desestabilizar, desprestigiar, debilitar, desgastar y perjudicar a un Estado es intervenir y viola la soberanía del país. Que sean los mexicanos, apelando al sentido común, que reflejen en las urnas electorales sus decisiones políticas y que seamos nosotros mismos los que resolvamos los problemas que nos conciernen. ¿Usted, qué opina?

daniel.rodriguez@dbhub.net

Temas

Lee También