Domingo, 19 de Septiembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Sin paz no habrá más 4T

Por: Jaime Barrera

Sin paz no habrá más 4T

Sin paz no habrá más 4T

Pasado el primer tercio de su gobierno y próximo ya a que se cumpla la primera mitad del sexenio del gobierno de la autollamada cuarta transformación, la promesa de la pacificación del país sigue siendo, sin duda, la más importante promesa incumplida del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Así lo reconoció el jueves pasado desde su púlpito mañanero en un insólito e inacostumbrado momento de autocrítica cuando expresó, para sorpresa de muchos, que de no pacificar a México su gobierno quedará reprobado.

“Vamos a seguir avanzando hasta pacificar al país, es un desafío, responsabilidad y convicción. Si no terminamos de pacificar a México, por más que se haya hecho, no vamos a poder acreditar históricamente a nuestro gobierno”, dijo el presidente en un irreconocible tono, aunque instantes después volviera a la autocomplacencia al asegurar que hay una disminución del 25 por ciento en los delitos del fuero federal, que nadie percibe por la desbordada crisis de violencia e inseguridad y los continuos desafíos y burlas que hacen las mafias del narcotráfico al Estado mexicano.

La verbalización de esa tarea pendiente, que fue el reconocimiento implícito de que la estrategia de seguridad y su aún defendido principio de los “abrazos y no balazos” esta lejos de dar los resultados que esperaba, nunca la hicieron ni el panista Felipe Calderón, ni el priista Enrique Peña Nieto, quienes también incumplieron con la obligación constitucional de garantizar la paz y la seguridad para sus gobernados.

Habrá que ver si esta diferencia se traduce en una revisión a fondo de la política de seguridad de la 4T, cuya principal apuesta fue la creación de la Guardia Nacional, que ahora quieren que se adhiera a la Secretaría de la Defensa Nacional, y que no ha podido contener ni neutralizar a los cárteles de la delincuencia organizada, con cada vez mayor poder corruptor y de fuego.
Urge, sin duda, una rectificación y una reorientación de la estrategia de seguridad porque está visto que los programas sociales que tanto presume López Obrador como instrumento para inhibir el enrolamiento de los jóvenes de escasos recursos a las filas de los grupos delincuenciales son insuficientes y se requieren también acciones para recuperar las zonas, cada vez más extensas, del territorio nacional que están claramente en manos del crimen, no importa que sean bandas que nacieron en los tiempos neoliberales como justifica el Presidente, porque la obligación de su gobierno es combatirlas y someterlas, y no hacer parecer que se les protege.

AMLO necesita que su gobierno pare el ritmo de homicidios ya que, de seguir así, superará por mucho los muertos que él en su momento atribuyó a la guerra de Calderón y a la ineficiencia de Peña para, como el dice, poder acreditar un buen gobierno a la 4T, pero más aún, si no pacifica al país no habrá más cuarta transformación.

Temas

Lee También