Martes, 13 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Tenamaxtli, su significado

Por: Eugenio Ruiz Orozco

Tenamaxtli, su significado

Tenamaxtli, su significado

Hay una serie de hechos anecdóticos sobre la escultura de Tenamaxtli -líder principal de los pobladores originarios que enfrentaron a los conquistadores españoles en la Guerra del Miztón- que vale la pena conocer, el primero, es que fue un monumento itinerante. Fue mandado a hacer durante el gobierno del Profesor Juan Gil Preciado, siendo Presidente Municipal el Dr. Don Juan I. Menchaca, y modelado en el taller del maestro Luis Larios, quien contó con la ayudantía de nuestro amigo Antonio Álvarez Esparza, actual dirigente de la CROC-FROC, quien ahí trabajó siendo muy joven.

Además, la estatua tuvo como modelo a otro entrañable amigo, fallecido hace algunos años, Jorge Isaac González, líder del Sindicato de Molineros. La escultura se instaló originalmente en el Parque Alcalde, espléndido espacio urbano construido en el terreno en el que se encontraban “las barranquitas” al norte de la ciudad, muy próximo a la plaza de toros La Lidia, después convertida en la Arena Canada Dry. Posteriormente, fue trasladada, junto con la de Cuauhtémoc, que se ubicaba frente del Expiatorio, -hermosísimo templo estilo gótico edificado a instancias del Sr. Cardenal José Garibi Rivera-, al jardín de San Sebastián de Analco y, finalmente, en su tercer intento, la estatua que representa a Tenamaxtli llegó al lugar de honor que siempre le correspondió. A veces la justicia llega tarde, pero en este caso finalmente llegó.

La reubicación del monumento de Tenamaxtli a la Plaza de los Fundadores entraña un enorme simbolismo. Es nada más y nada menos que el reconocimiento explícito de nuestra realidad, próxima y lejana. Los habitantes del occidente de la República somos, en su inmensa mayoría, producto de dos corrientes étnicas y culturales: cazcana y española. Ese es un hecho, como lo es que, por razones políticas, esas corrientes han sido manipuladas en términos excluyentes, cuando desde hace siglos, somos una: somos mestizos y punto. Nuestra historia, como todas, tiene un contenido ideológico que sólo se aclara con el paso del tiempo, permitiéndonos poner, en su justa dimensión, hechos y personajes.

El arribo de la estatua de Tenamaxtli a la Plaza de los Fundadores nos permite objetivar -poner frente a nuestros ojos-, a través de un personaje prácticamente ignorado, la idea que tenemos de nuestra historia regional, y algo muy importante, aceptar, sin filias y sin fobias, sin que el pasado nos atrape en discusiones bizantinas, que la fusión de originarios y conquistadores desembocó en lo que somos: tapatíos, como son aquellos que, venidos de cualquier parte de México o del extranjero, deciden integrarse a nuestra comunidad. Que en el mismo escenario, hoy coincidan Tenamaxtli, Beatriz Hernández y Miguel de Ibarra, es maravilloso; faltaría incluir a Juan y Cristóbal de Oñate para un reencuentro de los principales fundadores de nuestra ciudad, postergado casi quinientos años. Tal vez, con un poco o un mucho de indulgencia, debería incorporarse al terrible Nuño de Guzmán, a quien se debe el bellísimo nombre de nuestra ciudad, Guadalajara: “Crímenes son del tiempo”.

eugeruo@hotmail.com

Temas

  • Tenamaxtli

Lee También