Jueves, 23 de Septiembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Una seca tregua AMLO-Alfaro

Por: Jaime Barrera

Una seca tregua AMLO-Alfaro

Una seca tregua AMLO-Alfaro

Tras la tregua fallida que intentaron al principio de sus gestiones en aquel paseíllo del 14 de febrero del 2019 por los salones y pasillos del Palacio Nacional, donde Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recibió por primera vez al gobernador Enrique Alfaro, vinieron muchos episodios de desencuentro y fuertes choques entre ambos personajes, hasta que casi dos años después, el inquilino del Palacio por fin le dio cita el miércoles 20 de enero de este año.  

Ese reencuentro sirvió sin duda para limar asperezas y pactar una tregua que, pese a que estuvo de por medio el proceso y la jornada electoral del 6 de junio, se ha mantenido y prueba de ellos son los últimos tres encuentros que han tenido en poco más de un mes, el último el martes pasado, para analizar temas clave de infraestructura, salud y seguridad para Jalisco.

El caso es que esa tregua AMLO-Alfaro no se ha traducido en apoyos concretos del gobierno de la autollamada cuarta transformación a los proyectos estratégicos que le ha planteado en estas últimas tres sesiones el gobernador y su equipo. 

De hecho, a la salida de la reunión de hace dos semanas Alfaro comentó que pasada la jornada electoral  esperaba que se pudiera “normalizar” la relación de la Federación con el estado, ya que esos proyectos no se podían cumplir sin el respaldo del Presidente.

Incluso reconoció que por la poca comunicación que ha habido con la Presidencia de la República, en Jalisco se han rezagado muchos de los proyectos estratégicos por la falta de presupuesto federal, ya que sólo lo destinan a los programas sociales de la 4T.

Así que como se temía, la mala relación que han tenido el gobernador y el Presidente desde 2012 en su etapa de candidatos que rompieron su alianza, más todos los roces que tuvieron en las pasadas elecciones de 2018 y 2021, y por las diferencias y reclamos que se han hecho durante sus gestiones, no han llegado los mil 200 millones de pesos para rehabilitar la Red Calderón y El Salto; los 8 mil 528 millones de pesos para retomar la Presa El Purgatorio y su bombeo a la Zona Metropolitana; los al menos 3 mil 642 millones que faltan para concluir la controvertida presa El Zapotillo a 80 metros; los 13 mil 500 millones para la Línea 4 del Tren Ligero; y los 4 mil 200 millones que faltan para concluir el Peribús.

Lo preocupante es que se dan los encuentros y esta situación no cambia en los hechos pese a los buenos tratos y muestras de disposición que el gobierno estatal dice ha recibido en esta nueva etapa. Por ejemplo, el martes pasado se volvió a posponer hasta un mes la resolución del tema del aprovechamiento del Río Verde y la terminación o no de la la Presa El Zapotillo, que es la prioridad del gobierno estatal.

Habrá que ver, pues, si los dineros llegan a Jalisco en el próximo presupuesto federal y si eso no viene condicionado al eventual apoyo de la minibancada naranja, de apenas 23 curules federales, en la búsqueda desesperada de López Obrador de lograr la mayoría calificada en la Cámara de Diputados que no ganó en las urnas y si Alfaro y los naranjas pasan de contrapesos a aliados de la 4T nuevamente, como lo advirtieron los dirigentes del PAN-PRI-PRD cuando MC decidió no sumarse a esa alianza opositora. Veremos. 

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También