Viernes, 25 de Junio 2021

Por plagios en grupo, ven nuevo modus operandi del crimen organizado

Se han documentado siete casos este año en Jalisco, entre ellos el de la familia Villaseñor y el de los hermanos González Moreno
 

Por: El Informador

Al grito de “no son muertos, son asesinados”, miles de personas vestidas de blanco se manifestaron para exigir justicia por el asesinato de los hermanos Ana Karen, Luis Ángel y José Alberto González Moreno. EL INFORMADOR/A. Camacho

Al grito de “no son muertos, son asesinados”, miles de personas vestidas de blanco se manifestaron para exigir justicia por el asesinato de los hermanos Ana Karen, Luis Ángel y José Alberto González Moreno. EL INFORMADOR/A. Camacho

En Jalisco, desde que inició el año se han registrado al menos siete hechos en los que miembros del crimen organizado han plagiado a ciudadanos en grupo. 

Así ocurrió en el caso de Ana Karen, José Alberto y Luis Ángel González Moreno, hermanos cuyos cuerpos fueron hallados el domingo pasado en el municipio de San Cristóbal de la Barranca, de acuerdo con la Fiscalía de Jalisco. 

Lo anterior, según expertos consultados por esta casa editorial, indica que el modus operandi de los delincuentes ha cambiado. 

Por ejemplo, Jorge Tejada Montaño, académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), dijo que este fenómeno incide en una mayor presión tanto para grupos antagónicos (al tratar de obtener información sobre sus rivales) como para las autoridades, al movilizar recursos e investigaciones para dar con las víctimas. 

“Llevarse a una segunda o tercera persona lo hacen para borrar la posibilidad de testigos que los puedan identificar, aunque también buscan generar terror o miedo entre la población”, comentó el especialista. 

Por su parte, Fernando Espinoza de los Monteros, investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG), añadió que si bien la privación ilegal de la libertad es una estrategia que la delincuencia ha usado por años, el que ahora lo haga contra grupos de personas responde también a que el Gobierno le ha permitido operar libremente al no establecer estrategias de contención. 

El lunes, la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) urgió a las autoridades estatales a informar sobre el modo de operación de estos grupos delictivos en la Entidad, que a través de “escuadrones” o “células” son identificados como perpetradores de desaparición de personas. 

Con esto se busca que “se oriente y proporcionen las herramientas de denuncia, prevención y actuación urgentes que permitan a las familias salvaguardar sus vidas y bienes”. 

Las autoridades de Jalisco han registrado la desaparición de una familia de cinco integrantes, quienes aparecieron con vida días después, y seis hechos similares más.

CASOS EMBLEMÁTICOS

Embates de los criminales

  • Cinco integrantes de la familia Villaseñor fueron plagiados el 24 de marzo, cuando regresaban de la Ciudad de México. Tras 14 días de búsqueda, sus captores los liberaron.
  • El 3 de abril, Jonathan Lira y tres mujeres fueron privados de la libertad desde una finca de la colonia Echeverría. Nada se sabe de ellos.
  • Cinco días después se registró el plagio de cuatro integrantes de una familia en la colonia Balcones del Sol.
  • El mismo día, a unas cuadras de ese sitio fueron plagiadas una abogada y otras dos personas. Los siete fueron liberados el 13 de abril.
  • El 15 de abril, los hermanos Aguilera Montiel fueron privados de la libertad cuando se dirigían a mostrar una camioneta en venta. Seis días después los hallaron con vida.
  • El caso más reciente, antes del plagio de los hermanos González Moreno, se reportó el 5 de mayo. La Fiscalía confirmó que se llevaron a un hombre y una mujer, de quienes hasta el momento se desconoce su paradero.

Piden inteligencia para hacer frente al crimen organizado

Pese a que la inseguridad en Jalisco no es un fenómeno nuevo, el Estado no ha hecho frente con inteligencia al crimen organizado, y por ello se debe apostar a nuevas estrategias para tratar de contenerlo y desmantelarlo.

Tal fue una de las conclusiones del investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Arturo Villareal Palos, quien opinó que si bien es necesario fortalecer al personal de seguridad pública en las regiones para pacificarlas y relegar a los criminales, las labores de inteligencia deben adelantarse a los grupos delincuenciales a fin de evitar que éstos se desplacen a nuevas regiones, ocasionando que otras comunidades también se vean obligadas a huir como sucedió en Teocaltiche.

“A lo mejor van a cubrir ese hueco, pero ahora la pregunta es hacia dónde se van a mover los cárteles en pugna, que es donde precisamente está habiendo fallas de inteligencia, pues o no se están detectando los problemas en el interior del Estado o se dejan crecer, y ante esta situación no se ha visto alguna propuesta ni federal ni estatal”, expresó.

Por su parte, el académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Jorge Tejada Montaño, añadió que la falla en la estrategia no es sólo del Gobierno local, sino también del federal, ya que la lógica a escala nacional se ha enfocado en no enfrentarse con el crimen organizado, permitiendo que éste siga creciendo desmedidamente y que el Estado apenas alcance a reaccionar desde su competencia.

“Lo que hemos visto en Teocaltiche son ataques dirigidos, estrategias para controlar regiones y caminos que les sirven para planes más grandes de expansión. Al trabajar como empresas van cumpliendo objetivos, dominando a las autoridades locales para continuar con el tráfico de droga, almacén, lavado de dinero, cobros de piso, extorsiones, y esto llega ya hasta el ámbito federal. Lo menos que puede hacer el Estado es retomar la presencia geográfica”, señaló Tejada Montaño.

Ambos coincidieron en que, para que el primer paso rinda frutos, deben inyectarse los recursos necesarios para una buena operación tanto en infraestructura como en equipamiento.

Temas

Lee También