Martes, 23 de Julio 2024
Entretenimiento | Amado y odiado por la crítica, ahora cimbra la taquilla con El dictador

Sacha Baron Cohen, el rey de la polémica

Las medias tintas no van con el actor británico. Amado y odiado por la crítica, ahora cimbra la taquilla con El dictador

Por: EL INFORMADOR

Baron Cohen es uno de los comediantes ingleses más populares. ESPECIAL  /

Baron Cohen es uno de los comediantes ingleses más populares. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (29/AGO/2012).- Febrero de 2012. Faltan unos cuantos días para la entrega de los premios Oscar. El glamour y la pompa se respiran en Hollywood. Entonces llega la noticia de un “invitado inesperado”: Sacha Baron Cohen planea asistir vestido como su personaje Aladeen en El dictador. Los miembros de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas quedaron en silencio. La tensión se adueñó de su rostro, y cada línea de expresión se agudizó. Porque si algo saben de Baron Cohen, es que sus bromas pueden salir o muy bien o muy mal.

Y entonces llegó la fiesta del Oscar. La Academia le había advertido al histrión británico que cuidara su comportamiento. Que no hiciera promoción de su película en la alfombra roja; que respetara a la comunidad de actores; que fuera sensible con sus bromas; que no causara alboroto y, claro, Sacha Baron Cohen escuchó las peticiones… y las desobedeció todas.

Llegó vestido como Aladeen, con una prominente barba postiza, uniforme militar, lentes negros y actitud socarrona. Lanzó una retahíla de chistes racistas y misóginos a quien se atreviera a acercarle un micrófono. Y para rematar, arrojó sobre la alfombra las “cenizas del dictador norcoreano (que recién había fallecido) Kim Jong-Il. Acto seguido se fue, porque no lo dejaron entrar a la ceremonia, pero su objetivo se cumplió: que el mundo hablara de él.

Nacido en octubre de 1971, Sacha Noam Baron Cohen es el tipo de comediante con el que todo gran estudio sueña trabajar: es ágil de mente, ama caracterizarse, arriesgado y sin miedo a probar fórmulas nuevas. El problema es que él lleva muy lejos todas sus virtudes.

También es el tipo de comediante que puede convertirse en una pesadilla para el estudio. Es uno de los actores más demandados en Estados Unidos (ha enfrentado más de 30 juicios en países como Estados Unidos, Palestina, Rumania, Alemania, Kazajistán e Israel). Es blanco de ataques por parte de políticos y sectores de derecha y de izquierda. Y sus películas tienen una audiencia limitada por el cáustico sentido del humor que muestra.

Glorioso dictador

“Los dictadores me parecen personajes sumamente graciosos, pero Muammar Gaddafi en particular me parecía el más absurdo de todos”, dijo alguna vez Baron Cohen. Y el tirano libio fue justamente el personaje en el que se basó para crear al General Aladeen, dictador de la república ficticia de Wadiya en la cinta El dictador, que ahora se encuentra proyectándose en la cartelera tapatía.

Cuando anunció esta cinta, varios ejecutivos del estudio cinematográfico alzaron las cejas. Una cosa era meterse con sectores políticos en Estados Unidos, pero otra con un dictador. Temían a las represalias de un personaje reconocidamente siniestro como Gadaffi, pero la suerte jugó a favor de Cohen: el dictador de Siria fue asesinado meses antes del estreno de la película, irónicamente, en una revuelta que desembocó en su derrocamiento.

“Siempre encontré a coronel Gaddafi muy gracioso”, reveló el histrión británico en la edición más reciente del Festival de Cannes, “por eso quise tener un personaje inspirado en él. Pero a su alrededor también han existido otros políticos igual de absurdos, torpes y sobre todo, reales. No los inventé”.

“Por ejemplo, Turkmenbashi, que fue presidente y dictador de Turkmenistán, y renombró el martes y la palabra ‘pan’ con el nombre de su madre”, recuerda Baron Cohen, quien utiliza el día a día como fuente de inspiración para todos sus personajes. “Leí que cuando el doctor le dijo a Turkmenbashi que dejara de fumar, éste decidió prohibir los cigarros en todo el país, porque no quería que nadie le recordara ese vicio”.

Ridículo y abusivo en extremo, Sacha Baron Cohen defiende al personaje de Aladeen. Acepta que es una caricatura de los tiranos de la política, pero también que la línea que lo separa de la realidad es sumamente delgada. “Allí tenemos el caso de Kim Jong-Il (ex dictador de Corea del Norte), que alguna vez aseguró que metió nueve hoyos en uno de forma consecutiva la primera vez que jugó golf. Gaddafi tenía esta guardia de 30 mujeres vírgenes, vestidas de forma sensual. Todos ellos eran extremadamente ridículos, pero reales”.

Seriamente sonriente

El dictador encaja a la perfección en una carrera donde la irreverencia es la constante. Personajes como Ali G, Borat y Brüno hicieron que el rostro y el humor del actor inglés se hicieran conocidos en todo el mundo. Todos tienen en común la incorrección y el humor negro. La sátira es una forma de humor que debe realizarse con cuidado”, reconoce Cohen.

Las cosas, sin embargo, a veces le salen mal. Con Borat se ganó la animadversión de países enteros (como Kazajistán, país del personaje; y Rumania, donde se rodó la película), mientras que con Brüno recibió hasta amenazas de muerte. “Lo único que se me ocurrió en ambos casos fue esconderme en lugares donde no me pudieran encontrar. Como el Festival de Cannes”, remata con una sonrisa.

Va por más
Queen, espionaje y “miseria”


Tras sus aventuras con El dictador, la agenda del histrión británico luce llena de proyectos. De acuerdo a la página de internet 20 minutos, Sacha Baron Cohen alista, al lado del guionista Phil Johnston, una parodia inspirada en James Bond. La comedia trataría sobre un espía que de un día para otro se ve obligado a cuidar a su hermano, un fanático del futbol bastante torpe que pone en peligro todas sus misiones.

Baron Cohen regresará a la pantalla antes de terminar el año, con el estreno en diciembre de una nueva adaptación de la obra Los miserables, donde compartirá cuadro con Hugh Jackman, Russell Crowe, Anne Hathaway y Helena Bonham Carter, entre otros.

El nombre del actor también encabeza la lista de favoritos para la película biográfica de Freddy Mercury, donde retrataría la última década de vida del vocalista de Queen. El proyecto se encuentra en etapa de preproducción.

FRASE

"
Muchas gracias a todos los estadounidenses que no me han demandado "

Sacha Baron Cohen,
actor.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones