Sábado, 15 de Junio 2024

Una fiesta con glamour y tacos al pastor

La premiación concluyó con euforia y alegría en el tradicional Governors Ball en donde el menú estuvo a cargo Wolfgang Puck y Eric Klein

Por: El Universal

El cineasta posa junto su esposa, durante la fiesta oficial que ofrece la Academia. EL UNIVERSAL

El cineasta posa junto su esposa, durante la fiesta oficial que ofrece la Academia. EL UNIVERSAL

“Estamos fuera del aire, gracias. Un aplauso para todos”, dice una voz en el teatro Dolby anunciando así que la ceremonia número 95 del Oscar ha concluido.

La gente aplaude y aprovecha para tomarse fotos antes de dirigirse a la salida, mientras los famosos aguardan en una zona exclusiva. Algunos, particularmente los ganadores de la noche, deberán subir un elevador especial que los llevará a la parte más alta, en donde se llevará a cabo el tradicional Governors Ball, la fiesta oficial de la Academia.

El diseño de este año se inspiró en el Hollywood de los años 30, con una suerte de bar circular al centro con pequeños asientos que resguardaba una brillante y fastuosa estatua del Oscar.

Guillermo del Toro, el mexicano ganador del Oscar por su animación “Pinocho”, es imposible de obviar. Está sentado en la primera mesa de la izquierda en la entrada principal, sin soltar ni la gran sonrisa, ni su Oscar.

“Retomaron la idea de lo clásico”, dice en referencia a la ceremonia y la propia fiesta.

Pero, aunque la decoración y el ambiente inspiraban el glamour, y como estamos en 2023, la música, el ambiente y la comida armaron la fiesta.

Primero, Guillermo, hablando de lo importante que para él era ganar este premio y poner en alto el nombre de México, en especial de su tierra, Jalisco.

“Yo estoy contento. Este puede y debería ser un punto de partida”, aseguró emocionado.

Luego, en una suerte de plataforma/escenario en donde los ganadores del Oscar acudían para que les grabaran su nombre, estaba una figura peculiar, el otro Guillermo, del programa Jimmy Kimmel, dando más selfies que el propio Del Toro.

La música incluyó de todo, más pop, pero también algunos ritmos tropicales, incluida la salsa, pero, aunque nadie bailó bien ese ritmo, se alzó por casualidad justo cuando el personal mostraba charolas con tacos al pastor.

Sí, el menú fue creado por Wolfgang Puck y Eric Klein, vicepresidente culinario de Wolfgang Puck Catering; incluyó este platillo mexicano, además de otros informales como los fish and chips británicos o las hamburguesas locales.

Fue un buen aviso de que el glamour no lo es todo, o sí, pero, como dice el nombre de la gran película: Hay de “Todo en todas partes al mismo tiempo”.

Fueron los actores de esta cinta quienes, por mucho, se llevaron la velada, como Ke Huy Quan, el ganador en la categoría a Mejor actor de reparto por  “Todo en todas partes al mismo tiempo”, quien estuvo acompañado por su hermano David.

Ke Huy Quan estuvo eufórico toda la noche y provocó tal bulla que llamó la atención del más serio: el actor brincaba y se subía a la barra para alzar su premio y explicarle a los presentes que de eso va la vida, con o sin lujos.

Luego hicieron lo propio los premiados a mejores actores, Michelle Yeoh y Brendan Fraser, ambos con personajes que lidian con problemas de la vida cotidiana; una los evade y el otro los padece. 

Ni el champagne, ni la alfombra de ese color o las miles de rosas, sino el abrazo de ambos fue, por mucho, lo más especial de la velada… Ah, claro, y los tacos al pastor.

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones