Miércoles, 24 de Julio 2024

“Los Asesinos de la Luna” andan sueltos

Martin Scorsese alista el estreno de una épica saga criminal del oeste, donde el amor real se cruza con la traición

Por: El Informador

Leonardo DiCaprio y Lily Gladstone, en una escena de “Killers of the Flower Moon”. CORTESÍA

Leonardo DiCaprio y Lily Gladstone, en una escena de “Killers of the Flower Moon”. CORTESÍA

Martin Scorsese estrenará el 19 de octubre en cines de México “Killers of the Flower Moon” (“Los Asesinos de la Luna”), una película del oeste atípica, basada en la historia real sobre la matanza de la nación indígena Osage. “Killers of the Flower Moon” se introduce en una comunidad Osage en la Oklahoma de los años 20, donde sus miembros se han hecho ricos gracias al petróleo descubierto en sus tierras, y sigue a “Ernest Burkhart” (Leonardo DiCaprio), un hombre recién llegado que entabla un improbable romance con una mujer nativa, “Molly Kyle” (Lily Gladstone)

Martin aclaró que la película en un principio estaba basada en la idea principal del libro homónimo de David Grann, que enlaza el origen del FBI con la investigación sobre las numerosas muertes de los Osage tras la llegada de hombres blancos que se aprovecharon de ellos; sin embargo, todo cambió cuando el director se dio cuenta de cuál era el “corazón” de la historia.

“El corazón de la película, dije, es la historia de amor (entre ‘Ernest’ y ‘Molly’). Tenemos que dar la vuelta al guion en el que hemos trabajado varios años y mostrar más tarde al FBI”, señaló Scorsese en conferencia de prensa a la que asistió junto con el jefe de la nación Osage, Standing Bear. 

Y es que el cineasta y su equipo se sumergieron en la comunidad Osage moderna antes y durante el proceso de grabación, aprendiendo sobre su cultura, escuchando los relatos familiares sobre aquella matanza, respetando cómo querían ser representados en pantalla e incluyéndolos en el proyecto. 

Al respecto, Standing Bear explicó que existe un trauma generacional tras la pérdida del 90% de su población y sus tierras en apenas un siglo, fruto de conflictos en los que tienen responsabilidad los colonizadores y el propio sistema, por lo que tanto la producción como la comunidad tuvieron que construir una relación de confianza.

Agregó que “(Scorsese) vino a nuestras danzas ceremoniales. Él, Leo DiCaprio y otros tenían asientos de honor… Fue un proceso, digamos, con eventos realmente fantásticos durante ese tiempo. Y no se ha acabado: les hemos invitado a que vuelvan”.

Para este filme, Scorsese dirigió no sólo a DiCaprio, también contó con Robert de Niro, quien hace un papel similar al de un mafioso, el de sheriff del pueblo y tío del protagonista, y con Jesse Plemons, el agente del FBI.

EFE

Pide “respeto” para el séptimo arte 

Martin Scorsese explicó que cada película supone “empezar de nuevo” y aprender “lecciones de humildad”, pero “el resultado depende de los colaboradores con los que trabajas”, y con el tiempo ha aprendido que “tienes que encontrar la manera visual y oral de contar la historia desde el corazón”

Esa búsqueda implica “editar o no” y “cortar”, de ahí la larga duración de sus últimos filmes, incluyendo “Killers of the Flower Moon”, que dura tres horas y media. 

No obstante, Scorsese no desaprovechó la ocasión para lanzar un dardo a las nuevas maneras de consumir cine o contenido derivadas del auge de las plataformas de streaming con las que se ha aliado, y recomendó reservar tiempo para ir al cine y ver la película en pantalla grande.

“La gente dice que son tres horas. Vamos: te puedes sentar frente a la TV y ver algo durante cinco horas, yo lo he hecho. Además, mucha gente va al teatro y ve una obra de tres horas y media. Hay actores en el escenario, no te puedes levantar a pasearte. Eso lo respetan, ¡Respeten el cine!”, agregó. 

Llega con sus asesinos a México

El director estadounidense Martin Scorsese visitó ayer la Ciudad de México, donde presentó su nueva producción “Killers of the Flower Moon”. Durante la presentación del filme, en el cine de un centro comercial, comentó: “Siempre he tenido cuidado con los westerns porque crecí con ellos, por así decirlo; nací en 1942 y en los años 1940 y 1950 fui un gran admirador del género americano del western”.

Agregó que “estaba muy, muy nervioso por abordarlo, pero me convenció algo sobre la naturaleza de los esquemas generales que las familias blancas tenían en esta área, con los Osage, y la fascinación por la propia nación Osage”.

Junto a Martin también estuvo presente el director de fotografía mexicano Rodrigo Prieto; cabe señalar que esta es la cuarta ocasión que Prieto trabaja con Scorsese, siendo la primera “El lobo de Wall Street”.

“Ha habido una evolución en el trabajo que hemos hecho juntos y nuestra relación para mí siempre es emocionante”, reconoció Prieto.

“Planificamos todo, pero como el mismo guion iba cambiando, hubo un proceso de cómo visualizar la película y fue ir probando cosas como ‘¿y qué pasa si hacemos una escena en blanco y rojo?’”, detalló el mexicano, quien está realizando la promoción del filme, junto con el director, ante la ausencia de los actores que se encuentran en huelga y no pueden realizar trabajos de difusión.

(De izquierda a derecha) Rodrigo Prieto, Martin Scorsese y Standing Bear. EFE

CT 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones