Miércoles, 23 de Junio 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

De los desplazados a las zanjas delincuenciales

Por: Jaime Barrera

De los desplazados a las zanjas delincuenciales

De los desplazados a las zanjas delincuenciales

Como ocurre en las zonas más conflictivas del país por las disputas territoriales de los cárteles de la delincuencia organizada, en Jalisco entramos también ya a una nueva fase de los desafíos de las mafias a las autoridades como son la destrucción de caminos y carreteras con maquinaria pesada para hacer lo que se empieza a conocer como las zanjas delincuenciales que impiden la llegada de corporaciones policiales y el tránsito vehicular en general, lo que aísla a las comunidades y poblados en disputa por los malandros.

De esa expresión delincuencial se tuvo amplia información antes y después de la visita del nuncio apostólico Franco Coppola el mes pasado a Michoacán, cuando fue a Apatzingán, El Aguaje y Aguililla, comunidades bajo el control del narco y cuna del líder del cártel Nueva Generación, Nemesio Oseguera, alias El Mencho, y donde apenas la semana pasada hubo un ataque mortal a miembros del Ejército mexicano. Y es que en la sanguinaria disputa entre esta organización delictiva y la Familia Michoacana, ya se ha hecho costumbre hacer estas zanjas para cortar la comunicación terrestre entre los poblados de Apatzingán y Aguililla. Más tardan en repararlas las autoridades cuando las mafias las vuelven a destruir, como un desplante de poder y para dejar a la vista de todos quién manda.

Esas afrentas aparecieron el jueves pasado en Teocaltiche, ese municipio alteño de Jalisco donde a inicios de este mes la crisis de violencia e inseguridad escaló a grados extremos cuando conocimos otra expresión de la delincuencia con el desplazamiento de población por miedo a las balas y la disputa de las mafias por su territorio.

La aparición de la destrucción de estos caminos en Teocaltiche demuestra que de muy poco sirvió que en octubre del 2020 se interviniera la policía municipal por sus nexos con el crimen organizado y el patrullaje quedara en manos de la policía estatal. Ese relevo, por lo visto en el estruendoso enfrentamiento entre bandas rivales el viernes 7 de mayo que causó pánico en los pobladores y las excavaciones aparecidas el jueves pasado en los caminos de ese municipio, no ha impedido que los grupos delincuenciales sigan teniendo el control de esa zona.

Así, la escalada de violencia que ya había subido peldaños como con las casas del terror, la tortura de personas privadas de la libertad liberadas con claras señales de tortura, la aparición de múltiples fosas clandestinas, y el desplazamiento de poblaciones, ahora tiene otro punto de inflexión con la aparición de las zanjas delincuenciales en Jalisco, que son una burla más a los gobiernos en muchas zonas con autoridades fallidas como claramente lo es el municipio de Teocaltiche.
 

Temas

Lee También