Miércoles, 24 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Y mientras tanto en la oposición…

Por: Diego Petersen

Y mientras tanto en la oposición…

Y mientras tanto en la oposición…

Mientras Morena acapara la atención por el inicio sumamente anticipado del proceso para seleccionar su candidato a la Presidencia, con las “corcholatas” rodando y el gabinete (ese que nunca importó durante el sexenio y tampoco importa hoy) en plena reconstrucción, la Alianza opositora saca los cuchillos para hacer el corte de caja, el reparto de culpas y el reacomodo rumbo al 2024.

¿Funcionan las alianzas entre el PRI y el PAN? Curiosamente los cuestionamientos más importantes vienen desde los naranjas, es MC quien está empeñado en construir una narrativa de que la Alianza PRI-PAN-PRD fue un fracaso. Por supuesto que de lo que se trata es de ganar el discurso, de imponer la interpretación de los resultados.

Los pro-aliancistas dicen que, si lo vemos en número de votos emitidos, el resultado de la elección del domingo es muy positivo, pues, sumando las dos elecciones la diferencia es apenas de entre 3 y 4 por ciento. Más aun, en la Alianza dicen que el alcahuete fue MC y que si Juan Zepeda hubiera competido en el Estado de México, Delfina Gómez no hubiese ganado. Todo es por supuesto especulación pura, una forma de leer la realidad con lentes de “la culpa siempre la tienen otros”. Movimiento Ciudadano se ha encargado de difundir otra forma de leer los resultados. A donde va el PRI, dicen, la derrota está asegurada. Quieren romper la Alianza de PAN y PRI para que Acción Nacional regrese con ellos, como lo hicieron hace seis años. 

El PAN se convirtió en la niña bonita de la fiesta opositora 2024, o para ser más justos, en la menos fea del barrio. El PRI le ofrece estructura, experiencia (léase mañas) y una forma muy pragmática de resolver los diferendos. Es el rico de alcurnia venido a menos que no se cansa de repetir que más tiene el rico cuando empobrece que el pobre cuando enriquece (hasta que lo pierde todo). MC quiere presentarse a sí mismo como la joven promesa, el que tiene en sus manos dos grandes activos (Jalisco y Nuevo León) y que casarse con ellos les augura un gran futuro.

El problema es que el PAN no es para nada la niña bonita, sino una matrona mañosa regenteada por una bola de chulos en la mayoría de las ciudades, particularmente donde han sido derrotados y han aprendido a gestionar las derrotas. La decisión que tiene que tomar Acción Nacional no es sólo con quién se empareja, con el viejo o con el joven, sino para qué quiere una alianza electoral, pues, aunque parezca una contradicción política, hay quienes prefieren la derrota propia, bien administrada, que el triunfo de personas ajenas al grupo de poder en el partido.

Dicho en pocas palabras, mientras Morena lucha a muerte por la administración del éxito, la oposición debate quién se come las migajas del PAN.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones