Lunes, 17 de Junio 2024

LO ÚLTIMO DE Cultura

Coral Bracho define el peso de la palabra

La poeta mexicana recibirá el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances este 25 de noviembre

Por: El Informador

La poeta mexicana es la segunda mujer mexicana en recibir el Premio FIL. CORTESÍA

La poeta mexicana es la segunda mujer mexicana en recibir el Premio FIL. CORTESÍA

En septiembre de este año la poeta mexicana Coral Bracho se convirtió en la segunda mujer mexicana en recibir el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances; la primera fue Margo Glantz en 2010.

El jurado del premio calificó a la poeta (Ciudad de México, 1951) como “una destacada figura de una genealogía poética neobarroca esencial para la lengua continental y la literatura mundial.

Bracho recibirá el premio este 25 de noviembre durante la inauguración de la edición 37 de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, que este año tiene como invitada a la Unión Europea. El galardón está dotado con 150 mil dólares.

En entrevista con EL INFORMADOR, la escritora comparte la importancia de la poesía en la sociedad, y nos adelanta detalles de su siguiente proyecto.

-Coral, el jurado le otorgó el Premio FIL por su continuada indagación en la politicidad de la poesía y el peso de la palabra escrita, ¿cuál es el peso de la palabra escrita? ¿La poesía es una especie de activismo?

-La palabra escrita en un poema, no sólo pesa, es insustituible. Cada palabra en un poema está ahí, no sólo por lo que nombra, por su sentido, sino también por su estrechísima relación con las demás en el poema, por su sonoridad, su peso dentro de la frase, y en relación con todas las demás palabras que la preceden y que le siguen.

Si algo le hace falta, y le ha hecho falta durante siglos a la humanidad, es una conciencia clara y contundente de que la desigualdad social y todas las formas de violencia de unos en contra de otros, (por diferencias de género, de nacionalidad o de lugar de origen, de costumbres, etc.), la violencia ejercida por los gobiernos, contra sus ciudadanos, y la violencia militar contra otros países, la violencia contra los animales y la vegetación de nuestro planeta, es una inadmisible costumbre que debe erradicarse de lleno.

La poesía incide, a un mismo tiempo, en la sensibilidad, en el conocimiento intelectual, y en la memoria. La huella que deja es mucho más honda que la que puede dejar un lenguaje ya gastado por la costumbre.

-Comenzó sus estudios en psicología, se mudó a letras y finalmente se encaminó a la escritura de poesía, ¿por qué decidió elegir ese género y no se adentró en el cuento o la novela?

-Cuando empecé a escribir poesía no imaginaba la riqueza vital que experimentaría a través de ella. Me ha acercado, de tal modo, y de tantas formas a la vida y al universo que me rodea; he disfrutado tanto las maneras de indagación y de acercamiento que ella incesantemente sugiere, que no me he planteado la posibilidad de adentrarme -salvo a través de la lectura- en otros géneros.

-La libertad es una constante en su discurso, ¿cómo hace uso de este concepto tan abierto y lleno de responsabilidades al momento de crear un poema?

 -Empecé a escribir experimentando y sintiendo una enorme libertad que he disfrutado a lo largo de años. Esa libertad me ha llevado a descubrir regiones mentales y emotivas que expresan con fluidez y unen aspectos de la realidad que la costumbre nos impide captar.

-¿Cómo le ayuda la poesía a la memoria individual y a la colectiva?

-La poesía ayuda a la memoria individual y a la colectiva de un modo único. El ritmo, la melodía, la forma particular y contundente de cada frase, apela, precisamente a la memoria.

Hasta el niño más pequeño disfruta repetir frases cuyos sonidos tienen un peso especial y sugerente.

Un adulto no necesita memorizar un poema complejo, pero recuerda el efecto que ciertas imágenes y sonoridades produjeron en él. Esto hace que el sentido que busca transmitir el poema quede grabado en su memoria y en su sensibilidad con una mayor fuerza y contundencia.

- ¿Cómo acercar a los niños a la poesía y así formar nuevos lectores de este género literario?

-Los niños disfrutan muchísimo que les lean libros infantiles. Muy pronto disfrutan que sean exactamente las mismas palabras las que se repiten en ellos, y buscan repetirlas con enorme disfrute, aunque no sepan leer. El disfrute de la poesía tiene mucho qué ver con la posibilidad de reconocer un lenguaje que apela a una forma especial de atención, y que se puede recordar con placer.


-¿Qué función tiene o debería tener la poesía en la realidad que está viviendo México y el mundo, en general, dentro de un contexto pospandémico?

-La función de aprender a asomarse a la realidad desde miradas y perspectivas muy distintas a las que estamos acostumbrados a diario, a causa de los lugares comunes que se repiten constantemente, que asumimos como verdades, y que no nos dejan ver con verdadera atención y capacidad analítica el mundo que nos rodea.

Entre muchos otros dolorosos efectos, la pandemia nos permitió observarnos y observar el planeta desde una perspectiva única, muy distinta a la cotidiana. Por primera vez veíamos con claridad cómo nuestra presencia en el planeta había afectado a los animales que reaccionaban de numerosas y conmovedoras maneras ante nuestra desaparición temporal.

El obligado distanciamiento social nos hizo valorar de un modo nuevo la riqueza de la convivencia, y estas dos experiencias nos obligaron a enfrentarnos de una manera distinta a aspectos de la realidad sobre los que, en general, incidimos negativamente.

La realidad que está viviendo México debía orillarnos a ver con la mayor claridad posible cuáles son las circunstancias que han favorecido la violencia en tantos niveles, y cómo se debían cambiar, y cuáles son los diversos argumentos que buscan, de algún modo justificarla, y que debíamos, a toda costa, erradicar. La violencia no es justificable, ni debiera serlo nunca en ninguna de sus formas.

La poesía nos sensibiliza y nos enseña a pensar el mundo de una manera más analítica, más profunda y más directa. Nos abre constantemente caminos para acercarnos a él, valorarlo y disfrutarlo de innumerables modos.

-¿Está preparando nueva obra?

-Sí, estoy preparando obras nuevas y reuniendo poemas no publicados hasta ahora.

-Finalmente, ¿cómo podría calificar a la figura de Raúl Padilla como promotor cultural y fundador de la FIL? ¿Nos puede compartir alguna anécdota con él?

-Raúl Padilla, creador de la asombrosa y admirable FIL, fue una persona increíblemente creativa y tenaz. La presencia de la FIL como una forma de difusión cultural entre muy diversos países y personas de todas las edades, es única. Conocí poco a Raúl Padilla, pero siempre tuvo una actitud muy abierta y amable.

Coincidí con él en varias sesiones durante el proceso de elaboración y difusión de un premio muy, muy significativo y valorado por mí: El Premio Ciudad y Naturaleza José Emilio Pacheco.

Raúl fue siempre muy generoso y respetuoso con todos, a lo largo de todo el proceso.

Obra y logros 

Coral Bracho es autora de libros como “La voluntad del ámbar” (1998) y “Debe ser un malentendido” (2018). Además, ha sido becaria de la fundación Guggenheim y ha recibido, entre otros, el Premio Xavier Villaurrutia (2003), el Premio Nacional de Letras de Sinaloa (2017) y el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes (1981)

Agéndalo

Entrega del reconocimiento 

  • Evento: Entrega del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2023, a Coral Bracho.
  • Fecha y horario: Sábado 25 de noviembre a las 11:00 horas.
  • Sede: Auditorio Juan Rulfo, planta baja, Expo Guadalajara.

*Se requiere invitación

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones