Martes, 28 de Junio 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Alfaro, popularidad en caída

Por: Rubén Martín

Alfaro, popularidad en caída

Alfaro, popularidad en caída

El 18 de noviembre de 2018, tres semanas antes de asumir su cargo como gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez pronunció un discurso en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, acompañado de las principales figuras de su equipo político, diputados locales y federales y los presidentes municipales de Movimiento Ciudadano que habían asumido un mes antes.

El objetivo de su discurso era marcar la ruta política y discursiva con la que Enrique Alfaro quería arrancar como gobernador de Jalisco: con un duro reclamo al proyecto del entonces presidente electo Andrés Manuel López Obrador. “Desde Jalisco, no solo el gobierno electo, sino una representación social y política de nuestro estado, levantamos la voz para decirle con respeto, señor presidente electo, que no estamos dispuestos a ser callados ante los intentos por vulnerar el pacto federal y constitucional”. Más adelante Alfaro dijo que no permitirá que “se vulnere la soberanía de Jalisco”.

El mensaje y la puesta en escena desde donde lo pronunció tenía la intención de definir el tipo de discurso y postura política que representaría Alfaro al asumir como gobernador de Jalisco. Enrique Alfaro pretendió posicionarse como el político que encabezaría la oposición al proyecto de gobierno de la Cuarta Transformación. Se proyectaba como un liderazgo nacional capaz cuestionar y modificar proyectos del gobierno federal y, cómo no, concentrar reflectores de los medios de información del país que lo posicionaran como futuro candidato presidencial. De ahí su empeño en forjar la Alianza Federalista, de la que ahora solo cenizas quedan.

Tres años después de empezar su gobierno y diseñarse ese supuesto liderazgo político nacional, las aspiraciones de Enrique Alfaro están más debilitadas que antes.

En días y semanas recientes se publicaron tres encuestas sobre índices de popularidad de los gobernadores del país, y en todos el mandatario postulado por el partido Movimiento Ciudadano (MC) aparece entre los diez mandatarios con menos aprobación de sus gobernados.

De las tres encuestas, el mejor lugar para Enrique Alfaro lo concede la revista C&E (Campaigns & Elections México) donde aparece en el número 22 de entre los 32 gobernadores del país, con 48 por ciento de aprobación. En la medición de Consulta Mitofsky de Roy Campos, Enrique Alfaro aparece empatado con Miguel Barbosa, gobernador de Puebla del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en el lugar 27 con 40.4 de aprobación.

El Financiero Bloomberg presentó el 11 de mayo su ranking de gobernadores y ahí el gobernador de Jalisco aparece hasta el fondo en el lugar 30 con 35 por ciento de aprobación, apenas debajo del mandatario de Jalisco aparecen Cuauhtémoc Blanco (Partido Encuentro Social) de Morelos con 30 por ciento y al fondo David Monreal (Morena) con 28 por ciento.

En los tres estudios sobre popularidad de gobernadores aparece Mauricio Vila, gobernador de Yucatán del Partido Acción Nacional (PAN) entre los primeros lugares, y luego Rubén Rocha de Sinaloa de Morena y el panista Mauricio Kuri, mandatario panista de Querétaro.

Estos estudios ubican a Alfaro muy lejos de esos primeros lugares donde los gobernadores aparecen con aprobación de dos tercios de los encuestados. Alfaro obtiene entre 48 por ciento (C&E) hasta 35 por ciento (El Financiero), es decir, con la aprobación de menos de la mitad o hasta un tercio de los gobernados.

Estos indicadores confirman una caída en la popularidad del gobernador de Jalisco, pues al empezar su administración tenía mayores tasas de aprobación e incluso al comenzar la pandemia, llegó a aumentar su popularidad gracias a las medidas anunciadas para enfrentar la contingencia en el estado. Ese bono de uso político de las medidas sanitarias ha pasado y ahora está en el grupo de mandatarios estatales con menores niveles de popularidad. En abril de 2021 Enrique Alfaro tenía 48.2 por ciento de aprobación en la encuesta de Consulta Mitofsky, y aparecía en el lugar 15 de 32 gobernadores del país; desde entonces ha descendido 12 puestos en el listado nacional de mandatarios mejor aprobados. Este declive, como cabe esperar, tiene consecuencias para las aspiraciones y el proyecto político que Enrique Alfaro se había diseñado para él, su grupo cercano y para Movimiento Ciudadano.

Al fallar en su objetivo de posicionarse como figura unificadora de la oposición a la Cuarta Transformación, la derrota de su proyecto político para refundar la vida pública de Jalisco y los enormes pasivos sociales, políticos y económicos que su gobierno ha dejado a la sociedad de Jalisco explican la baja popularidad de Enrique Alfaro. La derrota de sus estrategias para posicionarse como líder opositor hacen que se alejen sus posibilidades de ser candidato presidencial o convertirse en un factor que influya decisivamente en la sucesión presidencial.

Rubén Martín

rubenmartinmartin@gmail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones