Domingo, 16 de Junio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Lo que cambió ayer

Por: Diego Petersen

Lo que cambió ayer

Lo que cambió ayer

¿Qué cambio ayer después de la Marea Rosa y el debate? No se movieron las encuestas, los debates y las marchas no cambian la intención de voto, dirán los seguidores de Sheinbaum. Todo cambió, dirán unos eufóricos seguidores de Gálvez. Es cierto: un debate y una marcha no cambian las tendencias, eso no sucede de un día para otro. Lo que cambió ayer fue el ánimo de la oposición y debería preocupar al cuarto de guerra de Claudia. 

La marcha, desde donde se vea, fue un éxito para la campaña de Xóchitl Gálvez. Gracias al plantón de la CNTE y a su absurda oposición al izamiento de la bandera nacional, ese pequeño suceso aparentemente sin importancia se convirtió en un triunfo. Cuando los soldados tomaron a empujones el Zócalo (el verdadero Zócalo, ese pequeño escalón donde se alza asta) e hicieron ondear la bandera monumental, provocaron que un acto protocolario y cotidiano se convirtiera en una conquista simbólica. La llamada Marea Rosa le permitió también a Xóchitl desligarse de los partidos y volverse a presentar como una candidata ciudadana, cercana de las organizaciones de la sociedad civil. La realidad no cambia, la candidata lleva a cuestas todos los negativos del PAN del PRI y del PRD; sin embargo, el mitin de ayer, sin la presencia de los logos de los partidos, puso de nuevo el foco en la candidata y en la lucha por la democracia.

Por la noche, el debate fue todo menos un día de campo para la candidata oficial, Claudia Sheinbaum. El tema de seguridad que se anticipaba complicado fue peor de lo esperado. No sólo por el golpe propinado por Xóchitl Gálvez contra el presidente del partido Morena, Mario Delgado, quien de acuerdo con lo que dijo la candidata del Frente, tiene una investigación abierta en Estados Unidos por crimen organizado, sino por la incapacidad de la propia candidata Sheinbaum para proponer una política de seguridad distinta o al menos defender la política de seguridad de su Gobierno en la Ciudad de México. Muchas cifras y poca sensibilidad. Con lo que no contaba ninguna de las dos candidatas es que en esta ocasión el candidato de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Máynez, llegó mucho mejor preparado, fue mucho mejor que las dos y las puso en serios aprietos.

Ayer cambió el ánimo de las campañas. Por primera vez, desde que comenzó a discutirse la sucesión, Morena no tiene la conversación. Está por verse para qué le alcanza a Xóchitl y a Máynez este cambio en el ánimo y en la conversación. Lo único seguro es que cada día que pase será más difícil para Sheinbaum mantener la diferencia y esto va a poner de malas a ya saben quién.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones