Jueves, 18 de Abril 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El necio

Por: Rubén Martín

El necio

El necio

Andrés Manuel López Obrador es un político excepcional. Pocos políticos en la historia de México tienen la hazaña de en seis años recorrer todo el país y construir un movimiento organizado que ganó no sólo la Presidencia del país, sino la mayoría en el Congreso de la Unión y en las gubernaturas de los estados. 

Para lograr ese éxito político se necesitan varias cualidades, entre ellas la congruencia, la honestidad y el trabajo disciplinado. López Obrador las tiene. Pero probablemente su peor defecto sea la necedad. Es una persona necia que no admite que se equivocó cuando se equivoca, como es el caso ahora al responder, legítimamente, ante un reportaje del New York Times (NYT). Se equivocó garrafalmente al exhibir el número de celular de la reportera del diario estadounidense, Natalie Kitroeff. Y más al reiterar que lo volvería a hacer, como reiteró en la mañanera de ayer. 

El jueves, en la conferencia de prensa de la mañana, el Presidente se anticipó a la publicación del reportaje del New York Times titulado “EU indagó acusaciones de vínculos del narco con aliados del Presidente de México”, firmado por Natalie Kitroeff y Alan Feuer. Kitroeff es la jefa de la corresponsalía del NYT en la Ciudad de México en tanto Feuer es el experimentado reportero del Times especializado en “extremismo y violencia política” y uno de los reporteros que mejor cubrieron los juicios en la Corte de Nueva York contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, y el juicio en contra de Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad del Gobierno de Felipe Calderón, declarado culpable de trabajar para el Cártel de Sinaloa. 

El reportaje del NYT sugiere que tres testigos habrían dicho que aliados de López Obrador recibieron dinero del narcotráfico poco antes de asumir como Mandatario del país o incluso ya en el año 2020. Las afirmaciones son muy vagas e inconsistentes. Por ejemplo cuando se refieren a los hijos del Mandatario: “Los investigadores consiguieron información de una tercera fuente que sugería que los cárteles del narcotráfico tenían videos de los hijos del Presidente recibiendo lo que se describió como dinero del narco, según consta en los documentos”. Más vago imposible.

En el mismo reportaje de Kitroeff y Feuer se informa que estas denuncias no hallaron evidencia firme de la relación del Presidente con los cárteles de la droga. “No obstante, aunque los esfuerzos recientes de los funcionarios estadounidenses identificaron posibles vínculos entre los cárteles y los asociados de López Obrador, no hallaron conexiones directas entre el Presidente en sí y organizaciones delictivas”, por lo que la acusación se desestimó. 

Como se recuerda, apenas el pasado 31 de enero el sitio ProPublica dio a conocer un reportaje con sugerencias, también sin confirmar, de que allegados a López Obrador habrían recibido dinero de los cárteles del narcotráfico, pero en la campaña de 2006. Alegaciones semejantes aparecieron también en otros dos sitios, motivando la airada respuesta negativa del Mandatario. En ambos episodios desde el mismo Gobierno de Estados Unidos se afirmó que no hay ninguna investigación en contra del Presidente de México. 

Creo que López Obrador tiene razón en molestarse por publicaciones periodísticas que sugieren que tiene vínculos con el crimen organizado. Y tiene razón cuando dice “que lo que no mancha, tizna”. Con estas publicaciones López Obrador quedó tiznado, como ha quedado de manifiesto con la etiqueta de “#NarcoPresidente”, difundida gratuita y mediante paga por sus opositores. El Presidente tiene razón en exigir desmentidos y en exigir reparación de su imagen, incluso una demanda por probable difamación. 

Pero cometió un grave error en su respuesta a la corresponsal de la cadena estadounidense Univisión, Jésica Zermeño, en la mañanera de ayer, al sostener que no había sido un error y una violación a la Ley de Transparencia y Protección de Datos, publicar el teléfono de la corresponsal del Times. “Que cambie su teléfono. Otro número, ya”, dijo neciamente el Presidente. No había necesidad de ser tan necio. 

rubenmartinmartin@gmail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones