Miércoles, 17 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

No hay peor ciego que el que no quiere ver

Por: El Informador

No hay peor ciego que el que no quiere ver

No hay peor ciego que el que no quiere ver

Las causas que han llevado al PAN, PRI y PRD a la crisis política que viven desde hace varios años requiere un enfoque multidimensional que considere tanto las razones del pasado como del presente, entre las que destacan acciones y omisiones de sus dirigentes actuales: Marko Cortés (PAN), Alejandro “Alito” Moreno (PRI) y Jesús Zambrano (PRD).

Para entender las razones de dicha crisis no es necesario realizar un meticuloso estudio que nos permita entender qué pieza del intrincado sistema falló como si se tratara de la maquinaria de un reloj suizo, pues sus procesos y estructuras se asemejan más a un castillo de naipes redondos que a un reloj suizo. Lo complicado no es entender cuál fue la pieza que falló, sino encontrar aquellas pocas que funcionaron y al día de hoy los mantienen con vida.

Tocante a los factores históricos podemos asegurar que en el caso del PRI ha tenido un largo desgaste tanto a nivel estatal como federal proveniente del natural deterioro que implica estar en el poder, pero dicho desgaste fue alimentado en gran medida por el combustible de la corrupción que ha enmarcado la inmensa mayoría de sus administraciones a grado tal que resulta difícil pensar en algún gobernante priista cuyo Gobierno no se vio empañado por actos de corrupción, soberbia, autoritarismo y nepotismo. 

Precisamente por ello, en el año 2000 llegó el PAN a la Presidencia de la República, pues una ciudadanía tan lastimada y harta de las crisis económicas y sociales esperaba encontrar un bálsamo en el partido que había encabezado la oposición desde su fundación; sin embargo, el cambio distó mucho de ser lo esperado, pues a los alarmantes niveles de corrupción se le sumó un grado de violencia inaudito a lo largo y ancho del territorio nacional.   

Por su parte, el PRD, que siempre fue una tercera fuerza política en el país, encontró su bastión en la Ciudad de México, en donde gobernó varios sexenios, pues si bien en el resto del país difícilmente encontraba feligreses, gobernar la capital del país le daba gran fuerza y visibilidad; sin embargo, se fragmentó más de lo que podía soportar con la salida de figuras clave entre las que destaca Andrés Manuel López Obrador para formar su propio partido y despojar con él al PRD de su única trinchera, la Ciudad de México, dando con ello un claro golpe de autoridad ante unos partidos muy mermados.

Por lo que ve a la los motivos actuales, es suficiente ver a los dirigentes nacionales para entender los resultados y por qué se encuentran sostenidos con alfileres los partidos que representan. No existe una persona en el país que sienta la menor de las empatías por ellos, sus actitudes protagónicas durante la campaña electoral únicamente dejan en claro que no tienen el menor interés por los ciudadanos ni por sus partidos; sus manifestaciones post electorales con las que pretenden justificar el desastroso resultado son simplemente vergonzosas y narcisistas, pues evidentemente no entienden que a estas alturas lo mejor que pueden hacer por sus respectivos partidos es pedir perdón e irse por la puerta de atrás.  

La crisis actual del PAN, PRI y PRD se puede atribuir a una combinación de factores históricos y contemporáneos. El desgaste del poder, la corrupción, la pérdida de identidad ideológica, la desconexión con el electorado, la fragmentación interna, y las acciones y omisiones de sus líderes han contribuido a una disminución significativa de su relevancia y credibilidad. En un contexto donde Morena ha sabido capitalizar el descontento popular, los partidos tradicionales necesitan una profunda renovación para recuperar su influencia y adaptarse a las nuevas demandas de la sociedad mexicana.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones