Sábado, 23 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Regreso a las aulas… a ‘valor mexicano’

Por: Enrique Quintana

Regreso a las aulas… a ‘valor mexicano’

Regreso a las aulas… a ‘valor mexicano’

En su insistencia por regresar a clases presenciales, el presidente de la República dijo la semana pasada: “Tenemos que correr ciertos riesgos, como todo en la vida. Imagínense si no salimos porque nos puede pasar algo, nos vamos a quedar todo el tiempo ahí, encerrados”.

Agregó: “No, debemos enfrentar las adversidades, los caminos de la vida no son como se imaginaba”.
Con todo respeto, la argumentación del presidente es tramposa. Supone que quienes hemos expresado que no hay condiciones para un regreso seguro a clases presenciales no queremos tomar ningún riesgo y, sin decirlo, prácticamente sugiere que somos timoratos.

Una cosa es la actitud de asumir riesgos y otra diferente es empujar a tomar riesgos inútiles por el hecho de que no se ha preparado adecuadamente el retorno a las aulas.

Es obvio que es mucho mejor que haya clases presenciales respecto a las clases a distancia. En eso no hay ninguna discusión.
Pero si no se pudieron reanudar las clases presenciales incluso cuando los contagios estaban más controlados es porque no se han creado las condiciones para ello.

El decálogo de medidas presentado por la secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, es una colección de buenos deseos y medidas burocráticas con poca sustancia.

No se habla en absoluto de cómo conseguir las condiciones de la infraestructura escolar que permitan tomar clases con seguridad, lo único que se sugiere es aprovechar los espacios abiertos.

Ya imagino una clase impartida en un patio a pleno rayo de sol o bien en medio de un aguacero.

Igualmente se habla de los filtros que deben establecerse para el acceso a las aulas pero, por ejemplo, no se cita en absoluto la medición de concentración CO2 en las aulas como un indicador de riesgo de contagio, pues allí estarán por varias horas alumnos y maestros.

No se estableció ningún protocolo de ventilación en los espacios cerrados, por lo que queda a criterio de los docentes.
Los profesores de educación básica fueron vacunados mayormente en el mes de mayo con la vacuna CanSino. Ahora la propia farmacéutica china ha señalado la conveniencia de aplicar una nueva dosis de la vacuna a los seis meses de haberse aplicado la primera si no se quiere perder o al menos debilitar seriamente la inmunidad.

Así que debiera existir un plan específico para que, a más tardar, en noviembre se vacunara de nuevo a la mayor parte del personal docente del país. Pero no lo hay.

Justamente, todos esos son los riesgos que no hay que correr pues se trata de riesgos evitables.
El señalamiento de que hay pocas probabilidades de enfermedad seria y fallecimiento entre los niños no es gran consuelo. La variante Delta contagia a los niños y un porcentaje de estos, así sea pequeño termina en los hospitales. Ya hay miles en el país que han debido ser internados.

El gobierno federal quiere que caigamos en un dilema falso: o se normalizan las clases y la economía o seguimos confinados.

Hay maneras de hacer las dos cosas, pero con planificación, recursos e inteligencia… y no a ‘valor mexicano’.

Temas

Lee También