Miércoles, 19 de Junio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Una mujer en Guadalajara

Por: Jonathan Lomelí

Una mujer en Guadalajara

Una mujer en Guadalajara

Una mujer en Guadalajara debe esforzarse para formar parte de ese 27% que alcanza un grado universitario. Porque la mitad sólo terminará la secundaria y el resto apenas la preparatoria.

Esa mujer, si tiene suerte, vivirá en ese tercio de la población femenina que pertenece a la clase alta. Pero hay más posibilidades de que pertenezca a una clase media o baja.

Sin duda esta mujer trabaja igual que seis de cada diez féminas en la metrópoli. Actividad que combina con labores no remuneradas en el hogar.

Si está casada, como el 41%, seguramente se ocupa también de los hijos. Su pareja, si es varón, también trabaja, pero sólo uno de cada diez dedica tiempo a labores del hogar.

Seguramente esta mujer hace de comer como el 83% frente a sólo el 10% de los varones. También hace el aseo en casa como el 77% frente al 12% de hombres que lo realizan. Cuida a niños, enfermos y adultos mayores en proporciones similares. Ella carga con una doble o triple jornada.

Sobre esta mujer en Guadalajara sería incorrecto decir que vive en la desdicha doméstica, pero el 63% de los varones están satisfechos o muy satisfechos con su relación de pareja frente a sólo el 55% de las mujeres.

Es curioso pero esta mujer lidia más a menudo con sentimientos negativos como enojo, tristeza, insomnio y angustia a diferencia de su contraparte masculina. La discrepancia es pequeña, pero existe.

En el ingreso del hogar los hombres tienen un papel históricamente preponderante. Pero esta mujer seguramente es proveedora del mayor porcentaje de ingresos familiares como ya ocurre en el 30% de los casos. Ella gana más y aporta más (aunque sé de casos en donde ella gana menos y aporta más).

Es casi seguro que si se ha subido al transporte público ha sufrido acoso principalmente con presión genital contra su cuerpo, tocamientos, acercamientos intimidantes y miradas lascivas. En general en la vía pública, en un parque o en su colonia se siente más insegura que un hombre.

Hoy más que nunca esta mujer puede ser víctima de violencia familiar, violación, acoso o feminicidio, todos delitos al alza en aumento en esta gestión.

Hoy sin duda esta hipotética mujer marchará en Guadalajara al lado de miles de tapatías reales, diversas en gustos, intereses e historias. Lo harán para reivindicar en el 8M una desigualdad histórica y una violencia sistemática que apenas esboza el estudio “Ser Mujer en GDL” de Jalisco Cómo Vamos cuyos datos utilicé para esta columna.

jonathan.lomeli@informador.com.mx
 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones